Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MUSICA

Gran actuación del Trío de Madrid en la Semana de Música de Cámara

La impecable actuación del Trío de Madrid, León, Corostola y Soriano, llenó la tercera jornada de la II Semana Internacional de Música de Cámara, que se celebra en la plaza de Montserrat (Valencia). Impecable quiere decir sin pecado, y sin pecado o falta, justas y de apreciable rigor han sido las lecturas de estos, con razón, prestigiosos intérpretes.

Pero la ausencia de pecado no garantiza la virtud, y Beethoven, el Beethoven del Archiduque, contemporáneo de las penúltimas sinfonías al borde de la crisis de 1812, reclama virtud en dos sentidos: en el sentido del virtuosismo, que añade coraje a la corrección y generosidad, y en el sentido etimológico de la virtus, es decir, de la fuerza, que ata todos los cabos en una pieza compacta y contundente.

El archiduque que hemos oído en Montserrat ha discurrido en perfecta secuencia, como una narrativa bien expuesta, sin la imperiosa necesidad de acontecimientos en cadena.

A partir de esas premisas, es natural que un Turina tardo-debussista como éste del amable segundo trío sonara con elegancia mucho más satisfactoria. Pero, sobre todo, la oportuna colocación final del segundo trío de Mendelssohn cumplía la refrescante función del happy-end para una velada toda ella mendelssohniana, es decir, impecable.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de julio de 1982