Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Don Juan de Borbón abre en Santillana una exposición dedicada a Julio Palacios

El científico recibe la Gran Cruz de Carlos III a título póstumo

En la tarde de ayer quedó inaugurada en la Torre de Don Borja, sede de la Fundación Santillana, en Santillana del Mar (Cantabria), la exposición homenaje al físico Julio Palacios, (Padisa. Zaragoza, 1891-1970), realizada en colaboración con el Aula de Cultura Científica de la Universidad de Santander y que recoge los aspectos más destacados de la vida y obra del físico español. Presidió Don Juan de Borbón, del que el gran físico era ferviente partidario y miembro de su Consejo Privado desde 1961. Don Juan anunció ayer la concesión a Julio Palacios de la Gran Cruz de Carlos III a título póstumo. Acompañaban en la presidencia al Conde de Barcelona, el presidente de la Fundación Santillana, Jesús de Polanco, y el presidente del Aula de Cultura Científica, Francisco González Posada.

En el acto pronunció una conferencia, titulada Semblanza biográfico -científica de Julio Palacios, la viuda de Julio Palacios, Elena Calleya Pedroso.La documentación reunida en la exposición-homenaje al profesor Palacios ha sido repartida entre las dos plantas de la Torre de Don Borja. En la dedicada a la vida del profesor Palacios se recoge una cronología biográfica, reportajes fatográficos, retratos literarios, títulos académicos, condecoraciones, honores y nombramientos obtenidos, así como una selección de referencias de Prensa y correspondencia. En la referida a su obra se exponen ejemplares de sus libros, publicaciones científicas, artículos periodísticos y de divulgación científica, instrumental de laboratorio y su despacho de trabajo.

La historia de la física española del siglo XX es la propia vida de Julio Palacios, en cuyo campo fue figura clave. Catedrático de universidad y miembro de las reales Academias de Ciencias, de Medicina y de la Lengua, residió durante largos años en Portugal. En la cúspide de su prestigio científico, su actitud ante la teoría de la relatividad, en la última etapa de su vida, le creo grandes tensiones intelectuales y muchas incomprensiones y rechazos.

Por otra parte, en la mañana de hoy, Don Juan de Borbón hará entrega al presidente de la Fundación Santillana, Jesús de Polanco, del premio Europa Nostra, concedido recientemente a aquella por su labor de recuperación y conservación de monumentos histórico-artísticos, concretada en la reconstrucción de la Torre de Don Borja.

Ayer por la mañana el padre del Rey visitó las Cuevas de Altamira para lo cual había cursado, hace varios meses, la correspondiente petición al director del centro de Investigaciones de Altamira. Más tarde, el Conde de Barcelona asistió a un almuerzo ofrecido en su honor por la Fundación Santillana y al que acudieron también los presidentes de la Asamblea y del Gobierno regional de Cantabria, Isaac Aja y José Antonio Rodríguez, los gobernadores civil y militar de Santander, los alcaldes de Santillana y Torrelavega, el diputado Antonio de Senillosa, el presidente de la Federación de Asociaciones de la Prensa de España, Luis María Ansón, la viuda de Julio Palacios y otras autoridades de la región.

"Creo que en la historia de España hay pocas figuras que se hayan sacrificado tanto por el bien de los demás como la de Don Juan de Borbón", dijo a los postres el presidente de la Fundación Santillana, Jesús de Polanco, que terminó su breve discurso haciendo un brindis por el Rey de España, Juan Carlos I.

Don Juan de Borbón visitó más tarde el ayuntamiento de Santillana del Mar, donde fue recibido por la corporación que preside el regionalista Javier Rosino. El Conde de Barcelona firmó en el libro de honor de la villa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de mayo de 1982