Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Santander veta a la Universidad Menéndez Pelayo

El Ayuntamiento de Santander rescindió ayer el arrendamiento de la Magdalena al Ministerio de Educación para que su palacio no pueda ser utilizado por la Universidad Menéndez Pelayo.La propuesta de UCD fue apoyada por los concejales de AID (independientes de derechas), y rechazada por socialistas, regionalistas y comunistas. La decisión forma parte de una campaña de la derecha contra el rector de la UIMP.

Pasa a la página 24

Campaña en Santander contra el equipo rector de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo

Viene de primera página

El alcalde centrista, Juan Hormaechea, fue el encargado de proponer, en la reunión de la comisión permanente municipal, la rescisión del contrato de arrendamiento del Palacio de la Magdalena, sede,de la Universidad Internaciaonal Menéndez Pelayo (UIMP), al Ministerio de Educación para que la UIMP lo utilizase durante los cursos de verano. La propuesta del grupo de UCD recibió la oposición de los representantes del Partido Socialista de Cantabaria-PSOE, Partido Regionalista (PRC) y Partido Comunista de Cantabria-PCI y el voto favorable de los concejales de la Agrupación Independiente de Derechas (AID). Tanto UCD como AID consideran "inadmisible" el proyecto de estatutos elaborado por la Universidad Internacional para su nueva, etapa, en el que creen ver intenciones de suprimir sus vinculaciones con Santander.

En la moción aprobada se hace constar que la corporación no aceptará, "en modo alguno que el actual equipo rector organice en nuestra ciudad y celebre en el Palacio.de la Magdalena, los cursos de este año". El Ayuntamiento de Santander, además, pretende solicitar del Ministerio de Universidades la aportación económica necesaria para que, dichos cursos puedan ser desarrollados por "la ciudad de Santander, el ente autonómico y nuestra Universidad".

Por su parte Raul Morodo, rector de la UIMP, manifestó a EL PAÍS que la polémica desatada y la decisión municipal son "un pretexto político". "Pienso", dijo, "que la universidad debe estar al margen de luchas políticas intestinas", reiterando su firme convencimiento de que la política cultural iniciada por suequipo, a primeros de 1980 al ser designado rector, "va a ser mantenida a pesar de todas las dificultades".

Campaña de la derecha

El acuerdo municipal se produce pocos días después de que estallase de nuevo la polémica en torno a las relaciones existentes entre la UIMP y la ciudad de Santander. Un comunicado hecho público por el rector de la universidad cántabra, José Miguel Ortíz Melón, en el que se criticaba el nuevo proyecto de estatutos de la UIMP, que el Consejo de Rectores deberá discutir- el próximo día 26, fue el origen de una fuerte campaña en la Prensa local, controlada por la UCD de Cantabria.

Además de temer la posible desvinculación de la UIMP de Santander, los centristas cántabros rechazan al equipo del actual rector tachándalo de progresista. Sin embargo, los nuevos rectores de la UIMP, ademas de haber logrado el relanzamiento de institución, ha incluido en sus programaciones a todas las tendencias de la vida politica e intelectual española.

La UIMP, convertida en organismo autónomo en enero de 1980 por decreto del Ministerio de Universidades, ha tenido en Santander la sede tradicional de sus cursos de verano, desde que fuera creada, hace cincuenta años, por el ministro de Instrucción Pública de la República, Fernando de los Rios, al que el ayuntamiento de Santander declaró hijo adoptivo dedicándole hace dos meses el nombre de una de sus calles.

El nombramiento de Morodo como rector de la UINP, sustituyendo a Francisco Indurain, se produjo en el mes de febrero de 1980 y, a pesar del escaso tiempo de que dispuso para la organización de los cursos, éstos pasaron de los doce celebrados en la anterior etapa a un total de treinta. En 1981 fueron 44 los cursos y seminarios celebrados durante los meses de julio, agosto y septiembre en Santander y para este año están previstos cerca de sesenta con la asistencia de más de setecientos profesores.

Esta intensa actividad académica con sede en Santander, fue acompañada por la organización de cursos en otras regiones españolas y algunas ciudades extranjeras, iniciativa que ciertos sectores de la sociedad cántabra consideraron como un intento por llevarse la Universidad Internacional fuera de Santander. Sin embargo, estas suposiciones "han sido desmentidas por los hecho", a juicio del equipo dirigente de la UIMP, que piensa continuar en la misma línea.

La Universidad Internacional, en su espíritu fundacional, ya contemplaba, además de su internacionalidad, su vocación interrregional y el empeño de superación de provincianismos como los que ahora la acechan. En ese sentido, Morodo señala que los estatutos y la trayectoria seguida en los dos años pasados con el desarrollo de cursos en Roma, Galicia y Cataluña, no hacen más que cumplir el deseo de los fundadores.

Esas funciones las ha cumplido Santander en estos años y serán respetadas en el futuro, según el Rector de la UIMP.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de enero de 1982

Más información