Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Centroamérica, único tema de la entrevista Haig-Felipe González

La situación en Centroamérica, con especial énfasis en el Salvador y Nicaragua, fue el único tema tratado en la entrevista celebrada ayer en Washington entre el secretario de Estado norteamericano, Alexander Haig, y el secretario general del PSOE, Felipe González. «Los asuntos relativos a las relaciones bilaterales España-Estados Unidos quedan para otro viaje», dijo el líder socialista español al término del encuentro, de una hora de duración.«Sí expresé», aclaró González, «el deseo de una próxima visita oficial del PSOE a Washington », justificando la ausencia de toda discusión oficial en este viaje de asuntos tan candentes como la renegociación del acuerdo bilateral España-EE UU, la reciente decisión del Gobierno español de incorporar el país a la OTAN o la persistencia de múltiples barreras comerciales que dificultan el comercio hispano-norteamericano.

«La visita forma parte del viaje que hice a mediados de diciembre a Centroamérica y el Caribe», dijo González, «con objeto de preparar un informe que permita a la próxima sesión de la Internacional Socialista, en Caracas, tomar resoluciones sobre Centroamérica».

Felipe González añadió que no le gustaba la denominación de «mediador» en las tesis divergentes que enfrentan, en general, a europeos y norteamericanos a la hora de buscar soluciones para Centroamérica. Explicó que había coincidencias con EE UU en la voluntad de encontrar arreglos «pacíficos y negociados» en el caso de El Salvador, pero discrepancias «en la evaluación sobre las salidas políticas».

«En la confrontación electoral de marzo en El Salvador, no creo que haya una salida», dijo González.

Pasa a página 2

Felipe González, preocupado por la repercusión en Centroamérica de la crisis polaca

Viene de la primera página

Felipe González consideró la reciente resolución de la Organización de Estados Americanos (OEA) como un elemento en el que hay "ciertos grados de credibilidad". Pero añadió que poco puede esperarse de una resolución apoyada por países como Chile en pro de elecciones democráticas en El Salvador cuando el general Pinochet no aplica tal principio en su propio país.

Sin obtener una respuesta de Haig, el líder socialista español expresó su inquietud por los acontecimientos de Polonia, que han sido denunciados recientemente por la Internacional Socialista en París recientemente, y por que estos acontecimientos puedan tener influencia a la hora de que Washington tome decisiones sobre Centroamérica.

El secretario general del PSOE fue evasivo a la hora de comentar si trató específicamente con Haig sobre las tensas relaciones entre Estados Unidos y Cuba, a la luz de su reciente entrevista con Fidel Castro, en La Habana.

En resumen, la rápida visita de González a Washington no despeja claramente cuál fue el núcleo central de lo tratado en un tema tan conflictivo como es hoy el de Centroamérica, donde Estados Unidos quiere imponer sus soluciones, al margen de las consideraciones de otras fuerzas políticas.

A la salida del Departamento de Estado, una vez finalizada la entrevista entre Haig y González, un grupo muy reducido de manifestantes denunciaba la llegada de 1.500 militares salvadoreños a Estados Unidos,

Antes de emprender hoy viaje de regreso a Madrid, Felipe González podría también entrevistarse en Nueva York con el secretario general de las Naciones Unidas, el peruano Rafael Pérez de Cuéllar, tratando temas de relaciones internacionales, con particular interés en la situación latinoamericana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de enero de 1982

Más información