Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Declaraciones de Canetti al recibir el Nobel de Literatura

Elías Canetti, premio Nobel de Literatura 1981, finalizó ayer una visita de cuatro días a Suecia, después de haber asistido a distintos actos y ceremonias, entre ellas la entrega del millón de coronas suecas (alrededor de diecisiete millones de pesetas) con que está dotado el premio, y que fueron transferidas a la cuenta de un banco suizo.El escritor contó, después de la fiesta del pasado jueves -en la que se mostró particularmente serio y poco locuaz-, algunos datos biográficos desconocidos. Dijo Elías Canetti que había salvado su vida gracias a un escritor austriaco, nazi, Bruno Brehm, que en 1938 engañó a sus compañeros de partido haciéndoles creer que era italiano y no judío. El apellido Canetti le favoreció en aquella dramática ocasión. Señaló que nunca pudo agradecerle a su benefactor la ayuda que le prestó, pero agregó que, pese a guardarle gratitud, no le gustaban los libros de Bruno Brehm.

Durante su intervención en la televisión sueca, Canetti reveló una increíble vitalidad y total lucidez mental. Insistió, en sus declaraciones, que quienes quisieran saber algo de él debían de leer sus libros. «Todo lo demás, reportajes, publicidad, rumores, no tiene valor», según dijo. Elías Canetti prometió regresar pronto a Estocolmo, ya que es muy posible que se represente una de sus obras de teatro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de diciembre de 1981