Las tropas libias comienzan a abandonar Chad

La retirada "inmediata" de las tropas libias de Chad, ordenada ayer a primera hora de la tarde por el coronel Muamar el Gadafi, líder de la revolución libia, empezó poco después en el aeropuerto civil de Yamena, según pudieron comprobar varios periodistas. A las 14.30 horas -hora de Yamena y de Madrid- varios camiones militares libios empezaron a ser embarcados a bordo de un avión de transporte Ilyuchine, estacionado en el aeropuerto civil de la capital chadiana.

, También habían sido aparcados, con vistas a su embarque, numerosos jeeps, material para radres y dos carros de combate de fabricación soviética. Al mismo tiempo, más de cincuenta militares libios con sus equipajes, pero sin armas, subieron a bordo de un avión libio de línea que enlaza a Yamena con Tripoli. el coronel libio Raduane Salah Raduane, comandante en jefe de las tropas libias en Yamena, indicó que tendría que transcurrir un plazo de dos o tres dias para que todas las tropas libias puedan retirarse.El oficial se negó, sin embargo, a especificar si durante este plazo serías retiradas todas las tropas de Chad o solo, como lo solicitó el jueves pasado el Gobierno chadiano, la región de Yamena y la de Chari-Baguimi, que abarca un radio de acción de trescientos kilómetros alrededor de la capital.

El presidente de Chad, Uedei Gukuni, pidió la semana pasada que tras la retirada de los contingentes que rodean la capital, las demas fuerzas militares libias estacionadas en el resto del país lo abandonen, lo mas tardar, el 31 de diciembre de este año.

Según varios observadores en Yamena, un plazo de varias semanas será indispensable para proceder a la retirada total de los 10.000 soldados libios instalados en Chad desde hace once meses.

Aparentemente, la decisión del coronel Gadafi de sacar a sus tropas del país centroafricano no ha sido comunicada a las autoridades chadianas. Ningún funcionario chadiano, ninguna personalidad política, se personó ayer por la tarde en el aeropuerto civil de Yamena cuando empezaron las operaciones de embarque.

Sorpresa

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El coronel Raduane Salah Raduane conversaba tranquilamente con la Prensa extranjera cuando recibió una llamada telefónica directa del coronel Gadafi, quién le ordenó que evacuase a las tropas de Chad.

El comandante en jefe de las fuerzas libias se puso pálido y, con una sonrisa forzada, se dirigió a los periodistas: "Es una orden del coronel Gadafi; debemos irnos inmediatamente de Chad".

Antes de dar las órdenes procedentes para la operación de evacuación, Raduane Salah Raduane precisó a la Prensa que varios aviones militares de transporte llegarían en las próximas horas al aeropuerto civil de Yamena para repatriar al contingente tibio.

La retirada libia se produce casi un año después de la toma de Yamena -el 15 de diciembre de 1980- por las fuerzas de Uedei Gukuni, respaldadas por elementos libios y miembros de la Legión extranjera libia. Un mes antes, informaciones de fuentes norteamericanas anunciaban el avance sobre la capital de una columna libia de unos 5.000 hombres.

En Paris, el presidente galo François Mitterrand, insistió ayer en la necesidad de enviar una fuerza armada interafricana a Chad para resolver los conflictos internos de aquel país. El jefe del Estado francés hizo esta declaración al inaugurar la octava cumbre franco-africana.

Apoyo francés

François Mitterrand asegura sin embargo, en una entrevista publicada ayer por el diario francés Le Monde, que "nunca ha proyectado enviar soldados franceses a Chad" para ayudar al Gobierno de Gukuni Wedeye. Mitterrand confirma, no obstante, que Francia dará su apoyo técnico y financiero para la reconstruccion del ejército chadiano y la constitución de una fuerza neutral de la Organización para la Unidad Africana (OUA).

El jefe del Estado francés anunció también la intención de su Gobierno de contribuir a la reconstrucción de Yamena, sin pedir, a cambio, "contrapartidas políticas ni plantear condiciones previas".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS