Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Denuncian un texto escolar que ignora la transición política

Los alumnos de quinto curso de EGB del colegio Francisco Franco, de Alicante, han recibido este año. para estudiar la asignatura de ciencias sociales, un libro de la Editorial Magisterio Español, Mundo y Vida, escrito por Antonia Rodríguez, que ignora prácticamente la transición política.En el libro, por ejemplo, se cuenta a los niños que «la organización del Estado se hace de acuerdo con las leyes Fundamentales», que «las Cortes son el órgano supremo legislativo y están formadas por los procuradores elegidos por representación de los municipios y de la familia». Del alcalde se dice que «es también el jefe local del Movimiento». También hay más alusiones al Mov«miento, del que se indica que es «la comunión de los españoles en los principios de la ley Fundamental». El libro, que tiene la aprobación ministerial de 1976, tiene depósito legal de impresión de este mismo año, 1981.

El Ayuntamiento pide la retirada del libro

El Ayuntamiento de Alicante, al tener conocimiento de la existencia de este libro entre los jóvenes escolares, lo puso en conocimiento de la Delegación Provincial de Educación, nada más empezar el curso. Transcurrido todo este tiempo sin haber obtenido ninguna respuesta, se ha decidido denunciar el hecho formalmente, solicitando al mismo tiempo que los libros sean retirados y cambiados por otros textos más acordes con la actual situación política del país, sin que ello suponga un nuevo desembolso económico para los padres. También se ha solicitado que se investigue de quién fue la idea de incluirlo como libro de texto en el citado colegio.El colegio Francisco Franco, situado en el barrio de Benalúa, fue el único colegio nacional de toda la ciudad que el año pasado acordó, tras consulta al profesorado y a los padres, no cambiar el nombre del centro.

El año pasado se llevó a cabo una consulta entre todos los colegios nacionales que ostentaban nombres referentes al antiguo régimen, en la que se les indicaba la posibilidad de cambiar el nombre por otro que decidieran conjuntamente profesores y padres de alumnos. El colegio Francisco Franco fue el único de todos los consultados que finalmente acordó mantener el mismo nombre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de octubre de 1981