Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
RELIGION

Alberto Iniesta presenta el "Martirologio latinoamericano"

«Estos relatos de lucha y sufrimiento son como pedazos de vida que cual nuevos evangelios se nos entregan a nosotros», decía el obispo Alberto Iniesta en la presentación del libro La vida por el pueblo, un conjunto de relatos y documentos sobre las torturas, asesinatos y guerrillas, que tiene por escenario a América Latina y por protagonistas a muchos cristianos.«Fui torturado así», dice el brasileño Frel Tito, y narra las torturas a toda una comunidad de dominicos. «El martirio ha venido a ser en esta Iglesia de América Latina una vocación normal», confiesa el obispo Casaldaliga, quien desgrana el rosario de amenazas y caídos en su diócesis.

Ruiz-Giménez insistía en la presentación del libro en que las historias que aquí se ofrecen son algo más que un martirologio eclesiástico, ya que hablan de la vida y muerte del pueblo.

Ignacio Ellacuria, el rector de la universidad de los jesuitas en San Salvador, exiliado en Nicaragua, se preguntaba hace unos días, en una mesa redonda sobre Centroamérica, «¿Qué hace la Iglesia con la revolución?». Porque, en su opinión, allí se da un proceso revolucionario, aunque en distintas fases. En Nicaraoua, la Iglesia está mayoritariamente con los sandinistas, «aunque éstos nos están creando muchos problemas», que decía el obispo Ovando. En El Salvador, la herencia de Oscar Romero, recogida por los cristianos de base, no es compartida por la mayoría de los obispos. En Guatemala, «la Iglesia más heroica, se da una Iglesia dividida entre pueblo y clero, por un lado y obispos por otro."

«Siempre ha muerto gente en América Latina de hambre y violencia, pero ahora ya saben por qué mueren», decía la periodista López Vigil, inspiradora del libro, según reconoce el recopilador Manuel Useros. De la actualidad del tema da fe el llamamiento del Instituto de Estudios Políticos (IEPALA), que pide solidaridad para protestar por las deportaciones de cuatro clérigos en la República Dominicana.

El libro concluye con un calendario-martirología de América Latina. Cada día ya tiene asignada su víctima. La primera fecha de octubre conmemora a «María Magdalena, defensora de los derechos de los pobres, mártir en El Salvador, 1980».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de octubre de 1981