Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los premios Píncipe de Asturias serán entregados el sábado

Los reyes de España, Juan Carlos y Sofía, y el príncipe Felipe presidirán el sábado, en el teatro Campoamor de Oviedo, la entrega de los premios Príncipe de Asturias 1981, concedidos a Román Perpiñá, Alberto Sols, María Zambrano, José Hierro, Jesús López Cobos y José López Portillo.Viajarán a Oviedo todos los galardonados, excepto la pensadora María Zambrano, por razones de salud, y el presidente de México, José López Portillo, que estarán representados por José Ortega Spottorno, presidente de PRISA, empresa editora de EL PAIS, y Margarita López Portillo, hermana del político mexicano, respectivamente.

El solemne acto de entrega de premios, que se celebrará entre las 11.30 horas y, las dos de la tarde, será transmitido íntegramente en directo por Televisión Española y Radio Nacional de España. El Rey podría ceder la presidencia del acto al Príncipe de Asturias, encareado de entregar los premios, aunque este extremo no ha sido confirmado por la Zarzuela.

La entrega de premios constará de dos partes: en la primera, de marcado acento académico, el filósofo José Ferrater Mora, presidente de uno de los jurados, pronunciará un breve discurso; el director de la fundación, Graciano García, expondrá los fines de los premios; José Ortega Spottorno leerá un par de cuartillas redactadas por María Zambrano, y José Hierro hablará en nombre de los premiados. Después de un pequeño descanso, el coro de la Universidad de Oviedo y la capilla polifónica darán sendos recitales -López Cobos dirigirá la primera obra del coro- y, como final, ambas agrupaciones musicales cantarán conjuntamente el Asturias patria querida.

Al acto asistirán el presidente del Gobierno, Leopoldo Calvo Sotelolos ministros de Cultura, Iñigo Cavero, y de la Presidencia, Matías Rodríguez Inciarte, y un séquito del Gobierno mexicano, presidido por Margarita López Portillo.

La presencia masiva en Oviedo de personalidades representativas de la política, la ciencia y la cultura de España y Latinoamérica ha provocado el completo de la capacidad hotelera de la capital del principado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de octubre de 1981