ECOLOGÍA

Oposición a la construcción de una carretera en la costa granadina

La Federación de Amigos de la Tierra, organización que agrupa a veinticinco asociaciones ecologistas españolas, ha solicitado la paralización de las obras de la carretera que atraviesa la comarca de Salobra- Motril-Castell de Ferro, por considerar que esta nueva carretera atentará a su paso contra playas, acantilados y tierras de gran riqueza agrícola. La FAT ha denunciado al Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo por estar efectuando expropiaciones por el procedimiento de urgencia -previsto por la ley para circunstancias excepcionales y debidamente justificadas-, ya que consideran que esta «urgencia sólo tiene como objetivo privar a los afectados de la posibilidad de interponer recurso alguno, despojándoles de todo derecho frente a la Administración».La nueva carretera, que sustituirá a la actualmente existente, rehecha en numerosos tramos hace sólo ocho años, provocará a su paso la destrucción de una serie de tierras en las que se producen algunos de los cultivos más tempranos de Europa y cuya fertilidad ha permitido una notable prosperidad a la comarca. Por otra parte, la FAT destaca que, «junto al atentado al nivel y calidad de vida de los campesinos afectados, la destrucción con dinamita de los acantilados costeros está produciendo una enorme mortandad éntre las especies de animales que las habitan, entre ellas diversas parejas de halcones peregrinos, aves en peligro de extinción que están rígurosamente protegidas por la ley».

Al parecer, los agricultores de Castell de Ferro, afectados por el trazado de la nueva carretera, se han negado a firmar las actas previas a la ocupación de sus tierras y han presentado recurso de alzada contra la resolución del MOPU que les expropia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS