Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El premio Nobel Czeslaw Milosz llega hoy a Madrid

Prosigue la gira europea del escritor polaco

El escritor polaco -residente en Estados Unidos- Czeslaw Milosz, que fue galardonado con el pasado Premio Nobel de Literatura, llega hoy a Madrid en una rápida visita, con objeto de grabar una emisión de televisión. Milosz está efectuando actualmente un viaje por Europa, habiendo visitado su país natal, Polonia, por vez primera después de treinta años de exilio.

El viaje está patrocinado por la casa editorial de sus obras en castellano, Tusquets Editores, que hasta ahora ha lanzado tres de los más importantes libros del escritor. Su novela El valle del Issa, la autobiografía Otra Europa, y el ensayo El pensamienio cautivo. En los años cincuenta se publicó asimismo en España la traducción de otra novela, El poder cambia de manos, que no alcanzó repercusión alguna. La parte más desconocida de su obra para el lector castellano es, por ahora, su poesía, de la que solamente han aparecido algunos poemas sueltos en revistas o antologías. Hecho tanto más paradójico cuanto que se trata de la parte fundamental de su obra.Czeslaw Milosz, que cuenta setenta años de edad, nació en la capital lituana Vilna, que entonces pertenecía a Polonia. Después de la segunda guerra mundial, Lituania pasó a ser territorio soviético. Milosz, tras haber estudiado en Varsovia y ser conocido ya como poeta, luchó durante la guerra contra los alemanes, y en la posguerra ocupó cargos en la diplomacia del nuevo régimen polaco. En 1951, tras haber sido agregado cultural en la embajada de Polonia en París. eligió el exilio, y se trasladó cuatro años después a Estados Unidos, donde reside actualmente. Allí ha seguido escribiendo, y ha trabajado como profesor de lengua y literatura polacas en California.

En su reciente visita a Polonia, Czeslaw Milosz se negó a hacer declaraciones políticas. Su viaje obtuvo un gran éxito, ya que parte de su obra había ya circulado clandestinamente en su país, y los jóvenes acapararon sus lecturas poéticas en Varsovia. Sin embargo, Milosz pidió, tanto a los periodistas como al público, que en sus preguntas se hablara solamente de literatura, pues no consideraba conveniente tratar la problemática política de su país.

Milosz no es propiamente un disidente, según han manifestado algunos escritores polacos en el exilio, ya que, aunque eligió el exilio en 1951, nunca se ha dedicado a la política activa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de julio de 1981