Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bardem rueda en Moscú la vida del líder comunista Georgi Dimitrov

"Advertencia" es una película contra el auge de los nuevos fascismos

La sexta planta del hotel Bucarest, de Moscú, se ha convertido en una sala de hospital. En una cama agoniza Niuva, la compañera de Georgi Dimitrov, el jefe comunista búlgaro y líder de la Komintern. A través de la ventana se ven las almenas del Kremlin y las cúpulas multicolores de San Basilio. «¡Corten!», dice un hombre de pelo rizado entrecano y gafas de gruesa montura negra.

Como por encanto, cesa la agonía de Niuva, que se incorpora en la cama. El hombre de pelo rizado y gafas -que no es otro que Juan Antonio Bardem- parece satisfecho. Hace tres meses que inició el rodaje de Advertencia y aún le quedan cinco meses más.Este decimonoveno filme de Bardem tiene características propias de una gran superproducción. Durante varios meses, el equipo anda filmando por Bulgaria, Hungría, República Democrática Alemana, Austria y la Unión Soviética. En unos estudios de Kiev se reproduce ahora el Reichstag de Berlín para poder filmar su incendio.

Advertencia es una coproducción búlgaro-soviética. «Tenía pendientes varios proyectos de trabajo con la URSS», dice Bardem. «Me apetecía venir a rodar aquí. Yo siempre he dicho que, antes de morirme, me gustaría hacer una película en la que pudiera decir: "A ver, esos 100.000 extras, que se echen más a la derecha"».

La película que ahora rueda Bardem recoge varios años de la vida de Dimitrov. Comienza en 1932, cuando en Amsterdam se prepara el congreso contra la guerra y el fascismo, y finaliza en otro momento clave de la historia del movimiento comunista: la sesión inaugural del VII Congreso de la Komintern, en el que proclama la unidad de acción con los socialistas.

«Me gusta especialmente esta historia, porque creo que tiene gran similitud con la situación que actualmente vive el mundo: crecen los fascismos en Europa, hay peligro de que estalle una nueva guerra, se pasa por un proceso de unión de las fuerzas de izquierdas... Me parece una película oportuna, y de ahí su título: Advertencia».

A pesar de su confesado eurocomunismo, soviéticos y búlgaros no parecen haber dudado de Bardem a la hora de encargarle un proyecto tan ambicioso. Aquí parecen haber pesado más los criterios profesionales: el realizador español goza de bastante prestigio en Europa del Este, donde se ha visto buena parte de su obra. Dos películas suyas -El puente y Siete días de enero- ganaron en años anteriores el Festival de Cine de Moscú.

«Antes de hacerme cargo de esta película advertí que no quería hacer una historia sobre una estatua de mármol, sino sobre un hombre al que admiro mucho», afirma Bardem.

Los actores de Advertencia no son muy conocidos. El protagonista, Peter Giorof, es un actor búlgaro que sólo había actuado en el teatro.

Buena parte de la película de Bardem se desarrolla en torno al proceso de Leipzig, en el que los nazis acusaron a los comunistas de haber incendiado el Reichstag. Dimitrov era uno de los inculpados. El debate que durante el juicio mantuvo el líder búlgaro con el ministro del Interior nazi, Goering, fue precisamente el plato fuerte de aquel proceso.

Para relatar aquella discusión -que es probablemente la única que han mantenido en público un líder nazi y otro comunista-, Bardem contará con la colaboración del grupo brechtiano Berliner Ensemble.

La técnica será también un tanto breclitiana: Goering y Dimitrov no actuarán en esta secuencia ante las cámaras, sino que serán los del Berliner Ensemble quienes parodien el debate en un escenario que figura un patio de vecinos del Berlín de los años treinta.

Para finales de este año, la película tendrá que estar completamente terminada. Dimitrov nació hace justamente un siglo.

Entretanto, Bardem trata de llevar adelante los proyectos de las que, probablemente, serán sus dos próximas películas. Ambas pueden ser producidas por los soviéticos. Uno de los filmes es de gestación anterior a Advertencia. Se trata del relato de los dos últimos meses de la vida de García Lorca, en base al libro de Ian Gibson.

Para comenzar el rodaje falta aún por concretar quién será el coproductor español que participe al 30% con los soviéticos.

El otro proyecto -aún por elaborar del todo- es aún más complejo: Bardem ha propuesto a la URSS filmar una película sobre la historia de los niños que encontraron refugio en la Unión Soviética durante la guerra civil y se quedaron aquí hasta hoy mismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de julio de 1981