Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Patriotismos de derecha

El historiador francés Henri Guillemin acaba de terminar un ciclo de conferencias televisadas sobre el informe Pétain. Con el apoyo de una documentación exhaustiva, el historiador ha probado que el mariscal Pétain y toda la derecha francesa preferían, en 1939, la derrota frente a Alemania que la victoria junto a la Unión Soviética. Este pintoresco patriotismo de la Action Française y afines tiene, en nuestros días y en España, curiosas similitudes.Haciendo de 1936 el año base de cálculo, se pueden establecer interesantes comparaciones: en 1936, la participación extranjera en la industria española representaba del 5 % al 7 % de las inversiones totales. En 1970, el sector químico estaba controlado totalmente por Dow Chemicals, Ciba, Hoffmann Ag., etcétera; la industria del automóvil era un coto privado de las multinacionales, y la siderurgia, que hasta 1936 había sido controlada por la burguesía del País Vasco, pasó en gran parte a manos de la US Steel Corp. y de firmas japonesas. La tentativa de Barreiros de establecer una industria del automóvil española fracasó, aplastada por los propios jerarcas del régimen franquista, más interesados en implantar a las multinacionales extranjeras que les pagaban que en defender los intereses de su país. La República heredó de la Monarquía una base militar extranjera en suelo nacional: Gibraltar. En 1970 existían cinco Gibraltares atómicos, vendidos por el régimen franquista a la Administración americana. La soldadesca yanqui de Torrejón, Morón de la Frontera, Zaragoza, Sevilla y Rota sigue gozando de estado diplomático. Pueden violar, asesinar a comerciantes y destruir bares con casi total impunidad. Los marinos americanos pueden rociar con gasolina a una prostituta en Cartagena o en Barcelona y prenderla fuego después. Calvo Sotelo se prepara a renovar estos gloriosos acuerdos, metiendo además al país en la OTAN. Durante muchos años hubo que oír a la derecha española lo de «Gibraltar español».

La misma derecha ha vuelto a abrir la puerta, humildemente, olvidando todas las bravatas de largos años.

El boom económico del franquismo se basó en las divisas aportadas por el turismo y resultó en el beneficio, casi exclusivo, de los promotores de urbanizaciones (extranjeros) y de los tour operators internacionales. A los españoles se les reservó el papel decisivo de vendedores de pipas y de camareros. Desde Puerto Banús hasta La Escala, el franquismo creó las condiciones ideales para que floreciera la mafia mediterránea. Era lógico. El franquismo debía su financiación original a un gangster mediterráneo./

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS