Ha muerto el escritor William Saroyan

El novelista y dramaturgo norteamericano William Saroyan falleció ayer en el Hospital de Veteranos de El Fresno (California), a los 73 años. El autor, entre otras obras, de La comedia humana había sido internado en el hospital el pasado 20 de abril. Lo que los médicos creyeron en principio que era un ataque benévolo al corazón se convirtió en un cáncer en fase avanzada, que se complicó a última hora con un ataque cerebral.Saroyan, hijo de un inmigrante armenio, se convirtió en una figura popular en el teatro y la literatura en la época anterior a la segunda guerra mundial. En 1940 ganó el Premio Pulitzer por su obra teatral El momento de tu vida, pero rechazó los mil dólares del premio por oponerse al patrocinio y la condescencia de los ricos hacia el arte.

El escritor, que publicó más de cuatrocientos cuentos y ensayos, novelas y numerosas obras de teatro, introdujo, a juicio de los críticos, el impresionismo en estos géneros literarios. Según estos mismos críticos, tanto sus cuentos como sus obras de teatro violaban las reglas establecidas, ya que carecían de intriga y son la expresión de un estado de ánimo, pero todos se caracterizaban por una ternura determinada en tomo al ser humano. Entre sus libros de cuentos destacan El hombre sobre el trapecio volante y otros cuentos, Tres veces tres, Mi nombre es Aran y Chiquillos. Su novela La comedia humana, escrita en 1947, fue llevada al cine y galardonada con un oscar en 1949. Entre sus obras de teatro destacan La dulce melodía del amor, Mi corazón está en las montañas, Nacimiento decoroso en tierra verde y Gente maravillosa.

Aunque su producción literaria disminuyó en los últimos años, William Saroyan publicó en 1979, a los 71 años, su obra Obituaries, sobre figuras que él había conocido.

Desde que en 1939 estrenó su primera obra teatral, William Saroyan unió en sus historias «la misteriosa penumbra de su origen armenio y el sentido práctico y directo de la forma de ser de los norteamericanos. Estas características permanecen ensambladas a lo largo de su producción. El centro de todo su interés residió en su pericia interior o en la minuciosa vida cotidiana de los personajes. Por estas y otras razones se ha considerado a William Saroyan como un poeta de la novela.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 18 de mayo de 1981.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50