"POP"

La desorganización marca los espectáculos del Festival San Isidro 81

La organización de los espectáculos programados con motivo de las fiestas de San Isidro está brillando por su ausencia. Tras los hechos que tuvieron lugar en el concurso de rock de Las Ventas, los pasados sábado y domingo continuaron los problemas. El recital de Gloria Gaynor fue presenciado por unos pocos cientos de personas, Enrique y Ana no comparecieron a su anunciado concierto del domingo por la mañana, mientras Chubby Checker no aparecía el domingo por la tarde en el programa en el que estaba anunciada su participación. Este es el balance provisional de la mala organización, contratación y publicidad de estas fiestas.

Más información
Menos se perdió en Cuba

El caso de Enrique y Ana resulta especialmente preocupante, ya que generó un tumulto entre el público, que se sentía estafado y consiguió que se le devolviera el importe de las entradas. Lo curioso es que, según su casa de discos, Enrique y Ana nunca habían sido contratados para estas fiestas, aunque figuran en el programa oficial de las mismas. De hecho, ambos cantantes se encuentran desde abril en Suramérica y no volverán hasta el próximo 10 de junio.Por la tarde del domingo estaba prevista la actuación en el mismo Palacio de los Deportes, de Chubby Checker y de Tequila, pero a última hora el americano se cayó del cartel, sin que se ofrecieran explicaciones al respecto. Fue sustituído aprisa y corriendo por Rubi y los Casinos. A la hora de comienzo, las siete de la tarde, el poco público que acudió por allí (unas mil o 1.500 personas) se encontró con la extraña escena de ambos grupos probando sonido, ya que Bobby Vinton, que actuaba por la noche, se pasó gran parte de la tarde ensayando, en detrimento de quienes iban a actuar a continuación. Con todo lo cual, el concierto empezó tarde, como ya viene siendo costumbre.

Rubi se había presentado hace poco en Madrid, y su actuación, en aquel ámbito desangelado y con mal sonido, no es demasiado criticable. Estuvo correcta, que ya es algo. Por su parte, Tequila esperaba el concierto como su primera actuación en Madrid desde hacía ya muchos meses, y a fuerza de profesionalidad y de ganas, el grupo consiguió sobreponerse a las circunstancias. Hicieron bajar a todo el mundo de los altillos del palacio y se marcaron una actuación que, una vez más, demostró que son uno de los mejores grupos de nuestro país. Tequila hacen un rock-pop tremendamente efectivo y con el tiempo van a más.

Alejo, el cantante, es todo un espectáculo por sí mismo, y el resto del grupo consigue sonar bien hasta en circunstancias como las descritas. Es cosa de esperar otra ocasión más propicia y donde pueda verles mucha más gente y en mejores condiciones. Y como final, y si no sucede nada extraño, anunciar que esta tarde actúan en el Palacio Mamá, los Secretos y Electroshock. A ver si la gente se anima.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS