Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Bigas Luna: "Reborn no es una película americana"

Próximo estreno de su filme, rodado en Estados Unidos

«He intentado hacer un cine universal, aunque se pueda pensar que Reborn es una película americana». Esta es la explicación que ha dado Bigas Luna al proceso de producción y rodaje de su última película, titulada Reborn (Renacer), y que actualmente se encuentra en fase de montaje, por lo que pronto podrá distribuirse en el mercado internacional, incluido el español.

La película, que tenía el título original de Bloody Mary y que tuvo que ser cambiado porque ya existía el mismo título en el mercado norteamericano, es la primera experiencia de la productora barcelonesa Diseño y Producción de Films, empresa nacida a finales de 1979 con el propósito de producir un cine de carácter internacional.De acuerdo con los planteamientos de esta nueva productora (búsqueda de una historia cuyo interés supere el ámbito local; unos medios técnicos adecuados a la ambición de los proyectos y unos actores que supongan un atractivo comercial) se ha conseguido, según los promotores, directores y algunos actores, una película internacional, sin que por ello haya perdido la nacionalidad española.

El atractivo comercial añadido al nombre del director, considerado más bien como un realizador de cine de autor (y si no, ahí están sus películas Tatuaje, Bilbao y Caniche), lo representa el nombre de Dennis Hopper como actor principal, a quien acompañan en el reparto los actores Francisco Rabal, Michael Moriarty, Antonella Murgia, Javier Elorriaga, Consol Tura, Jo Perkins, Leslie Cox y Keith Massangill.

Dennis Hopper, que ha presentado estos días en Madrid y Barcelona su película Caído del cielo, en la que además de dirigirla interviene como actor, cree que Bigas Luna es el equivalente español a Win Wenders en la República Federal de Alemania o a Francis Ford Coppola en Estados Unidos. Según Dennis Hooper, es muy importante que una película española se distribuya en el mercado americano y mundial, sobre todo pensando que la cultura USA domina a través del cine toda la cultura mundial. «Por eso es importante que los demás países que no son USA hagan cosas que lleguen al resto. Bigas Luna puede con esta película romper las fronteras del cine español. Después de Luis Buñuel, Bigas es el mayor director de cine español».

Reborn ha sido rodada en Los Angeles, Houston y Barcelona sobre la base de un guión de Bigas Luna y Robert Dunn. «He tratado de recoger las cosas positivas del cine americano», dice Bigas Luna. «El hecho de que un español haga cine en Estados Unidos ya es una aventura». A Bigas Luna no le asusta que dos últimas películas españolas, Jet Lag y El crack, rodadas en Estados Unidos, no hayan sido bien acogidas por los espectadores españoles «Espero que Reborn sea otra cosa, porque yo no haría una película si no estoy contento con ella y si no sé que va a hacer pasar un buen rato al espectador».

Sobre Dennis Hopper ha dicho Bigas Luna que «es un personaje muy respetado y valorado, y que nunca trabaja en proyectos que a él no le gustan o que no le interesan, a pesar de que tiene muchos contratos y ofertas». «Antes de participar en Reborn, Hopper vio mis dos películas anteriores, Bilbao y Caniche. Hooper defiende en América el cine de autor desde unas perspectivas comerciales». En parecidos términos se ha pronunciado Francisco Rabal sobre Dennis Hooper. «Es un compañero ideal y un actor extraordinario », ha dicho el actor español.

Reborn narra la historia de una organización religiosa de Estados Unidos que utiliza los medios de comunicación, especialmente la televisión, para propagar sus ideas y para garantizar la continuidad de la organización. Pero dentro de la organización existe también una tiranía de las estructuras y los directivos, de la que pretende liberarse una pareja.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de mayo de 1981