Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ataque frontal de "Pravda" contra la Administración Reagan

La URSS expresó ayer sus más duras críticas ¡al presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan, desde que éste llegó a la Casa Blanca. En un exhaustivo artículo publicado ayer en el órgano oficial del Partido Comunista (PCUS), Pravda, y firmado por Igor Alexandrov -nombre que, según los medios periodísticos occidentales de Moscú, es un seudónimo colectivo del Comité Central del PCUS- se afirma que la nueva Administración estadounidense «no sólo no ha rectificado, sino que ha, incluso, multiplicado los errores de sus antecesores». El comentario de Alexandrov ha sido calificado de impaciente en medios periodísticos occidentales en la capital soviética.«Washington está zambuyendo a Estados Unidos en una nueva carrera de armamentos sin precedentes», dice Pravda. Hasta el momento, la Prensa soviética se había limitado a formular críticas tangencíales al equipo Reagan, expresando casi siempre la confianza de que se superarían «los errores de Carter».

El artículo de Pravda de ayer era algo más alarmista. Según Alexandrov, debido a «las provocaciones de Washington», en algunas zonas del mundo «pueden estallar conflictos armados en cualquier momento».

El comentarista insiste en que es necesario emprender «un diálogo activo entre Estados Unidos y la URSS a todos los n lveles», según anunció el jefe del Estado soviético, Leónidas Breznev, en su discurso de apertura del XXVI Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética.

Después de negar la superiorídad militar de la URSS -citando, en algún caso, fuentes oficiales norteamericanas-, Pravda advierte que Moscú «no permitirá» que Washington rompa el equilibrio y adelante a su adversario.

El órgano del Comité Central del PCUS pasa revista a todos los temas conflictivos que separan a los dos países y, entre ellos, la ofensiva emprendida «contra los movimientos de liberación nacionales» y los «jóvenes Estados que han escogido seguir una orientación socialista».

«La nueva Administración ha admitido abiertamente su participación en la guerra no declarada contra la República Democrática de Afganistán», agrega Alexandrov.

Según los observadores occidentales en Moscú, este largo informe -unos ocho folios- sobre las relaciones soviético- norteamericanas muestra la impaciencia de Moscú sobre la falta de respuesta de Estados Unidos a las iniciativas formuladas por Breznev. En los mismos círculos se afirma que Moscú ha dejado ya bien clara su negativa a las peticiones de Ronald Reagan para que ofreciera un gesto previo a la celebración de una cumbre entre los máximos dirigentes de Washington y Moscú.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de marzo de 1981