Antonio Tovar: ."Todas las lenguas son maravillosas y perfectas"

Hoy se celebra un homenaje al último Premio Goethe

El estudio de lenguas antiguas y lejanas en la historia, de lenguas extrañas que nunca han sido escritas, ha sido la pasión y constante labor del lingüista Antonio Tovar, recientemente reconocida con el Premio Goethe, que será esta noche objeto de una cena-homenaje convocada por un grupo de intelectuales españoles. El acto tendrá lugar en el restaurante Biarritz (calle de Almansa, 66), y previamente, en el salón de actos de la Cruz Roja (Federico Rubio, 83), se celebrará un coloquio sobre la personalidad y la obra del homenajeado.

Más información
Semblanza de un maestro

«Todas las lenguas son maravillosas y perfectas. Cubren las necesidades de comunicación del grupo humano que las utiliza y son aptas para expresar cualquier idea», afirma Antonio Tovar. «Pueblos que no han inventado los botones poseen, sin embargo, una gramática bastante desarrollada. La lingüística es un método de ver a los hombres por dentro y descubrir el increíble funcionamiento del cerebro humano, aunque también es verdad que las lenguas son como prisiones que aislan a los pueblos».Estas reflexiones, recogidas en el curso de un diálogo aproximativo a su obra, reflejan en parte la actitud intelectual y humana del profesor Tovar, quien se atreve a confesar su apuro por «la dificultad de ser un intelectual de la vieja escuela, al estilo de Ortega y Unamuno», y verse equiparado, en virtud del Premio Goethe, a figuras de la talla de Eliot, el teólogo judío Buber o Salvador de Madariaga, el único español que hasta ahora recibió este importante premio.

Primeros trabajos

Los primeros estudios de Antonio Tovar se centraron en las lenguas clásicas, La vida de Sócrates, publicada en 1947 y traducida al francés, y un libro sobre Platón, editado en 1956, también traducido al inglés, son productos de esta etapa, junto a su catálogo de los manuscritos griegos de la Universidad de Salamanca y una sintaxis latina.

«Posteriormente, y a través de mi vinculación con el antiguo Centro de Estudios Históricos, que dirigía Menéndez Pidal, me interesé por las lenguas antiguas de la Península», explica el profesor Tovar. «Ello me obligó a aprender diversas lenguas de raíz indoeuropea y otras más antiguas, como el vascuence y el bereber. En torno a este tema trabajé en una serie de libros que configuran el mapa lingüístico de la Península, y descifran las lenguas celtibérica y lusitana».

Las investigaciones de Antonio Tovar sobre los enigmas de la lengua vasca constituyen el núcleo más característico de su obra. Sus ensayos en torno al carácter misterioso del vasco, su explicación como lengua indígena, que ha mantenido su diferencia sustancial con otras lenguas indoeuropeas, han sido traducidas al georgiano y al inglés. Su última aportación en este terreno, Mitología e ideología vasca, fue recientemente publicada por Alianza Editorial.

«Desde mi llegada a Argentina, a finales de la década de los cuarenta, empecé a explorar el campo de las lenguas en América, cientos de familias lingüísticas, algunas de ellas minoritarias y en proceso de extinción, y otras, como el quechua, habladas todavía por millones de personas».

América

El Catálogo de lenguas de América del Sur, en cuya actualización trabaja ahora el profesor Tovar, es el fruto de un laborioso esfuerzo de acopio, ordenación y clasificación, que posteriormente ha sido utilizado por otros investigadores de Estados Unidos.

Además de su colaboración periodística en la revista Gaceta Ilustrada, donde desde hace unos veinte años publica semanalmente sus artículos, la actividad intelectual de Antonio Tovar encierra facetas menos conocidas y, en cierto modo, marginales. Por ejemplo, su ensayo sobre Novela española e hispanoamericana o un libro escrito hace veinticinco años, a punto de reedición, ¿ Una educación sin clásicos?, donde se aborda el polémico tema de los estudios de las lenguas muertas.

Una pieza singular en el conjunto de la obra de Tovar es un estudio inacabado e inédito en España que realizó en colaboración con el profesor alemán Schulten; un tratado de geografía antigua de España, recopilación de la toponimia de los pueblos y ciudades de Lusitania y Bética.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS