Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Mi vida con Ramón Franco", escrita por su primera mujer, Carmen Díaz, ganadora del Premio Espejo de España

Quedó finalista "Lorca-Dalí, historia de una amistad traicionada", de Antonina Rodrigo

La obra Mi vida con Ramón Franco, original de Carmen Díaz Guisasola y José Antonio Silva, obtuvo, en la noche del pasado domingo, el VII Premio Espejo de España, dotado por Editorial Planeta con dos millones de pesetas, por tres votos, contra dos obtenidos por Lorca-Dalí (historia de una amistad traicionada), de Antonina Rodrigo. Formaron el jurado Manuel Fraga Iribarne, el académico teniente general Manuel Diez Alegria, Ramón Garriga Alemany, José Manuel Lara Hernández, fundador y propietario de Editorial Planeta, y Rafael Borrás Betriu, director de la colección que da nombre a este premio.

«No soy un mecenas», dijo el editor José Manuel Lara, al comenzar la conferencia de Prensa que siguió a la concesión del premio, «ni con el Planeta ni con este Espejo de España. Si acaso, lo soy con el Ateneo de Sevilla. Los micrófonos se negaron a funcionar y, tras varios insistentes pitidos, Lara zanjó la cuestión: «Llévenselo, después del éxito», dijo. Al lado de los jurados se hallaba uno de los coautores de la obra premiada, José Antonio Silva, piloto, periodista y presentador en televisión de Tribuna de la historia, y la finalista Antonina Rodrigo.«Carmen Díaz Guisasola vive y tiene 74 años», dijo Silva, «es todo lo que puedo decir. Se trata de la primera mujer de Ramón Franco, que se casó con él dos años antes del vuelo del Plus Ultra. Después, al amparo de la ley de divorcio de la Segunda República, se separaron. Ramón se volvió a casar, esta vez por lo civil, y tuvo una hija de su segundo matrimonio. Carmen Díaz, que no tuvo hijos, se casó también después de la muerte de Ramón. Ha guardado silencio durante todos estos años. No ha tenido tampoco hijos de su segundo matrimonio, y en la actualidad carece de problemas, tanto personales como económicos. Vive feliz».

«Cuando se casaron, Carmen tenía dieciocho años y Ramón 38. Ella venía de París, de un colegio de monjas, por lo que es inexacto que se tratara de una tanguista. El libro nos ha costado cuatro años de trabajo y aporta muchos datos inéditos, sobre todo de la personalidad de Ramón Franco, que fue un rebelde, de la preparación del vuelo del Plus Ultra, y algunos de su cuñado Francisco Franco; Ramón y Francisco se llevaban muy mal, y cuando Francisco aparecía Ramón hacía las maletas. El padre de Carmen era ingeniero en la Renault, ella era una niña bien y la evolución posterior de Ramón Franco, que se inclinó a la izquierda, deshizo el matrimonio. En realidad, Ramón, que se hallaba en Estados Unidos, supo del alzamiento antes de que se produjera, y no volvió hasta que su hermano Francisco fue jefe del Estado. Luego murió en un accidente debido a un error humano».

Lara había dicho dos días antes que Franco es el mejor vendedor de libros de España, y este VII Premio Espejo de España intentará que Ramón venda algo a imagen y semejanza de su hermano Francisco. «¿Es un libro de historia?», preguntaron. Silva lo reafirmó, y Fraga, miembro del jurado, fue más cauto: «No premiamos libros de historia, sino espejos, y hay espejos más o menos oscuros ».

Amistad de Lorca con Dalí

Antonina Rodrigo, que ya ha tratado en otros libros el tema de Lorca - García Lorca en Cataluña y tangencialmente en su biografía Margarita Xirgu-, comenzó desmintiendo las declaraciones del poeta francés Louis Aragon, publicadas en la revista Poesía (véase EL PAIS, 13-2-1981), y que aludía a la relación homosexual entre Lorca y Dalí: «En la residencia de estudiantes no había camas de dos, y su ambiente era muy puritano». Antonina Rodrigo no dice que Lorca fuera homosexual, pero tampoco lo niega. «Entre Lorca y Dalí hubo una gran amistad creadora y artística, desde 1921 hasta 1927. Luego, en el verano de 1928, apareció Luis Buñuel por Cadaqués y luego el surrealismo. La amistad no se rompió de manera tajante en vida de Lorca, fue un distanciamiento. El surrealismo les separó y, claro, Gala también. El dalí del año 1952 llamaba a Lorca «poeta de la mala muerte», y ya en el 1969 comenzaron las declaraciones bochornosas y vergonzantes del pintor contra el poeta. Ha sido Dalí, en su decadencia, quien ha traicionado esa amistad».Antonina Rodrigo reconoció un evidente parti-pris a favor de García Lorca. Tuvo amores con Ana María Dalí. «¿Platónicos?». «Bueno, no hubo nada, pero fue un amor de los de entonces. Lorca regaló a Ana María el primer ejemplar de Canciones. Me rebelo contra la idea del pobre Lorca y el listo Dalí, que ha injuriado no sólo al altísimo poeta, sino al hombre excepcional que Lorca fue. Hoy es una miseria humana».

Entre los finalistas había seis seudónimos y seis nombres propios. Antonio Izquierdo retiró su libro, que también publicará Planeta, como otro de José Oneto que describe la caída de Suárez. El último nombre propio que cayó fue la España entera, de José Antonio Jáuregui. Los tres últimos ya eran todos con seudónimos. Carmen Díaz y Silva se presentaron con el seudónimo Formentor y el título Mi vida. Antonina Rodrigo lo hizo bajo el nombre de Augusto Biedma. «Este premio crece, va hacia arriba», sonreía Lara, satisfecho.

Opiniones de Fraga, miembro del jurado

Manuel Fraga Iribarne explicó, tras conocerse el fallo del jurado, que él habría premiado la obra Lorca-Dalí, historia de una amistad traicionada, aunque aseguró que había votado en primer lugar la obra Los conservadores, original de Víctor Alba, presentada bajo el seudónimo de Gabriel Artal, «a pesar de que esta obra va en contra de los conservadores».Para Manuel Fraga, la obra premiada, Mi vida con Ramón Franco, es una magnífica obra biográfica, pero adolece, «a pesar de que no soy machista, del defecto de estar escrita por una mujer con una buena dosis de pudor, dicho esto en el sentido más encomiable.

Más información en última página

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de febrero de 1981