Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Adolfo Suárez dimite como presidente del Gobierno y de UCD

El viaje del rey Juan Carlos al País Vasco no sufrirá modificaciones

La visita, de tres días, que el rey Juan Carlos tiene previsto iniciar al País Vasco el próximo martes, 3 de febrero, no se verá afectada por la dimisión del presidente Suárez, según fuentes oficiales. Aunque a lo largo de la tarde de ayer se especuló sobre su aplazamiento, anoche un miembro del séquito real manifestó que no se había producido ninguna alteraciónLa dimisión del presidente Suárez trajo consigo una cadena de especulaciones sobre la realización del viaje real. Fuentes próximas a los sectores financieros vascos relacionaban, en alguna medida, ambos acontecimientos y apuntaban la posibilidad de que la Corona hubiera asumido ya la suspensión de la visita a las tres provincias vascas.

No obstante, tanto en medios próximos a la delegación del Gobierno central en Euskadi como en la sede del Gobierno vasco, no se dudó en ningún momento sobre un supuesto aplazamiento, aunque extraoficialmente no se descartaba una decisión de última hora.

Mañana, sábado, se reunirán en Guernica las juntas generales de Alava, Guipúzcoa y Vizcaya, convocadas por sus respectivos presidentes, (todos del PNV), y no se descarta que durante su desarrollo sea tratado ampliamente el viaje del Rey a Euskadi.

Antes de que comenzaran a circular los rumores sobre la dimisión de Suárez, el Partido Nacionalista Vasco (PNV) hizo público un comunicado fechado en Pamplona en el que su máximo organismo (el Euskadi Buru Batzar) saludaba la próxima presencia de los Reyes a la comunidad autónoma de Euskadi, «haciendo realidad su deseo de trabar contacto con esta parte del territorio vasco». Asimismo, valoraba positivamente «la oportunidad de un conocimiento más cabal de la realidad y de las aspiraciones vascas que esta visita puede proporcionar al Jefe del Estado».

El PNV reconocía en su comunicado «la importancia que la persona del Rey había tenido en el proceso de democratización del Estado, y en el inicio de la recuperación autonómica vasca», para afirmar seguidamente que «harían un flaco favor a la institución real quienes parecen caer en la tentación de manipular esta visita en orden a acentuar la presencia de determinadas instituciones centrales en la comunidad autónoma, o de capitalizarla en apoyo de una concreta estrategia de Gobierno o de partido».

Esta, última afirmación, con la que concluye el comunicado, refleja el malestar que en el seno del PNV ha producido el papel desempeñado en la preparación del viaje de los Reyes el delegado del Gobierno en el País Vasco, Marcelino Oreja. El ex ministro de Asuntos Exteriores se negó a hacer a EL PAIS ningún tipo de declaración, aunque insinuó que el protagonismo no debía situarse en él, sino en el Gobierno vasco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de enero de 1981

Más información

  • El PNV reconoce la importancia del papel de la Corona en el proceso democrático