Aconsejan a Reagan reducir la enseñanza del español

En un informe confidencial entregado al presidente electo norteamericano, Ronald Reagan por sus expertos en Educación se aconseja la reducción de ayudas al estudio del español, según reveló ayer el diario Los Angeles Times.En los últimos años, la Administración demócrata había legislado que en Estados con presencia hispana, como los del Suroeste, los hijos de esta minoría pudieran estudiar con programas bilingües inglés-español.

Estados Unidos cuenta en la actualidad con una población hispanohablante de veinte millones, dividida en tres grupos principales: de origen mexicano, puertorriqueños y cubanos. El grupo más numeroso lo constituyen los mexicanos -más de diez millones-, subdivididos en los descendientes de los habitantes del área de México que pasó a formar parte de Estados Unidos, los emigrantes y los chicanos-hispanos del Estado de Nuevo México, descendientes de los conquistadores y que se consideran españoles.

El segundo grupo es el de los puertorriqueños, ciudadanos americanos desde 1917. El tercer grupo lo forman los cubanos, asentados en su mayoría en Miami, Florida. El 65% de los hispanos hablan normalmente español en su casa. El Gobierno federal no considera de su incumbencia subvencionar los intereses culturales de las minorías étnicas. Estos son asuntos locales. Interesa asegurar a toda la población escolar la adquisición de suficiente capacitación en inglés para poder competir con éxito en las actividades del país.

El español se enseña en las escuelas primarias y secundarias de todo el país, aunque su mayor concentración se produce en las zonas de gran población hispana.

El 60% de hispanohablantes vive en los cinco Estados del Suroeste: Arizona, California, Colorado, Nuevo México y Texas. La ciudad de Nueva York cuenta con la mayor población de hispanos -casi tres millones-, la mayoría puertorriqueños.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 03 de diciembre de 1980.

Lo más visto en...

Top 50