Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ambiente de expectación en el estreno, en Cádiz, de "La lozana andaluza", de Delicado y Alberti

En el acto se tributó un homenaje al autor de "Marinero en tierra"

En medio de un gran ambiente se realizó, el pasado sábado, en el teatro Manuel de Falla, de Cádiz, el estreno mundial de la obra de Francisco Delicado La lozana andaluza, en versión para el teatro de Rafael Alberti, por la compañía de María José Goyanes y bajo la dirección de Carlos Giménez. En el acto se tributó un homenaje al autor de Marinero en tierra.

La respuesta a la expectación creada fue un tanto desigual. Por una parte, puede considerarse de brillante la escenografía y el vestuario, obra de dos venezolanos, Andrúbal Meléndez y José Salas, respectivamente. La escenografía está formada por unos tubos en forma de cestos constituidos por vigas entrecruzadas y metidos unos dentro de otros. Los tubos son movidos por los propios actores formando desde unas torres a casas, habitaciones, camas e incluso sillones. El vestuario es de una gran imaginación y con cierto sentido histórico de la época en que se desarrolla la obra, el Renacimiento.

Interpretación desigual

La interpretación fue algo más floja de lo esperado. El personaje de la voluptuosidad y fuerte andaluza, la lozana, no le cuadra a María José Goyanes, a pesar de los esfuerzos que realiza. Por su parte, Juan Ribó, que interpreta a Rampin, hace un alarde de agilidad, pero de alguna manera caricaturiza al personaje. En cambio, Queta Claver realiza una gran interpretación de la prostituta Divicia. Hay que destacar también la actuación de la cantaora Lola Hisado, muy aplaudida por el público.La obra, en conjunto, es un poco larga, dura aproximadamente dos horas y media, y un tanto lenta en su desarrollo. Esto se palía en alguna medida con el trasiego y movimiento de personajes. Se le da al sexo un tratamiento desenfadado y fresco.

Exito de ambiente

Se refleja muy bien el ambiente romano de la época y la filosofía de la vida de la lozana, «la dama más decente de toda la putería». Aparece un reflejo de lo que posteriormente iba a ser la Comedia dell'Arte, sobre todo en los personajes de Marzoco y Badajo.A pesar de todo, la obra tuvo un éxito indudable, debido, sobre todo, al ambiente creado por la importancia histórica y literaria del estreno.

En el transcurso de la sesión, la diputación provincial y los ayuntamientos de Cádiz y El Puerto de Santa María homenajearon a Rafael Alberti. El alcalde de Cádiz, Carlos Díaz Media (PSOE), le entregó la insignia de la ciudad, y el de El Puerto, Antonio Alvarez (PCA-PCE), una placa. Fue descubierta, asimismo, otra placa conmemorativa en el propio teatro.

El célebre poeta gaditano pronunció unas palabras en las que afirmó sentirse muy complacido de que este estreno se haya realizado en un teatro que lleva por nombre el de un amigo suyo, Manuel de Falla. Calificó a Francisco Delicado de «cura genial y maravilloso, que hubiera izado sin temor la bandera verde y blanca ».

Piropo al alcalde

Alberti señaló que se alegraba «de estar en esta sagrada bahía con esta andaluza universal, la lozana, italianizada como yo ». El poeta portuense no pudo resistir la tentación de echarle un piropo a su compañero de partido, el alcalde de El Puerto de Santa María, citando unas estrofas de su libro Coplas de Juan Panadero.Este estreno abre camino para una política descentralizadora que pretenden llevar a la práctica los productores de esta obra, los hermanos Collado, en colaboración en su caso con la promotora de espectáculos andaluces creada por los concejales de Cultura de las capitales de Andalucía. En este sentido, el presidente de la comisión de Cultura de la diputación gaditana, Mariano León (PSA), afirmó en el discurso pronunciado en el transcurso del homenaje a Alberti que «ya es hora de que Andalucía comience a proyectar su cultura sobre su propia tierra ».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de agosto de 1980