Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Visita oficial del presidente paquistaní a China

China acoge hoy al general Zia UI-Haq, presidente de Pakistán, país sobre el que Pekín no cesa de repetir, desde la entrada de tropas sóviéticas en Afganistán, que será «el próximo objetivo» de la «política de agresión » del Kremlin. La agencia Xinhua (Nueva China) afirmó, el pasado miércoles, que la visita de Zia era «de amistad» y durará hasta el 9 de mayo.

Desde la intervención de la URSS en Afganistán, el pasado mes de diciembre, las consultas entre China y Pakistán se intensificaron. Pekín multiplicó las llamadas para un reforzamiento de la ayuda enviada a los paquistaníes y manifestó su deseo de que EEUU, otros países occidentales y Japón se unieran con China para apoyar a Pakistán.

Según fuentes oficiales indias, China envió, en los últimos meses, a Pakistán ayuda militar por un importe de 2.000 millones de dólares. Esta información del responsable indio para asuntos legislativos y sociales, Shiv Shanker, fue asumida por el Gobierno prosoviético afgano de Babrak Karmal.

Entre las acusaciones más frecuentes de China hacia la URSS, tras la acción de este país en Afganistán, ha sido la de intentar «crear la discordia» entre India y Pakistán. Según fuentes japonesas, el ministro de Asuntos Exteriores chino, Huang Hua, habría comentado que desea una aproximación de China y Pakistán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de mayo de 1980