Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Campaña para el referéndum andaluz

Clavero inició su campaña en favor del "sí" en Córdoba

Veinticinco veces fue interrumpida, el domingo en Córdoba, la media hora de intervención de Manuel Clavero, por otras tantas ovaciones de las más de mil personas que llenaban el teatro. Un público mayoritariamente de clases medias, burguesía, lo que se conoce como gente bien, que acudió al acto preautonómico organizado por el Círculo Cultural Juan XXIII y que se pretendió hacer recaer en el Partido Comunista. La historia auténtica ha servido para que el presidente del Círculo, el jesuita Jaime Loring, elevara en el mismo acto su más enérgica protesta.

El Círculo solicitó la celebración de un acto cultural en el que el rector de la Universidad, el profesor Clavero y dos conocidos doctores independientes hablarían sobre la autonomía. Ya que al estar en período electoral estas autorizaciones dependían de la Junta Electoral Provincial, y ante dicha instancia solamente pueden figurar como promotores de actos electorales los partidos políticos, «como mero trámite administrativo », según Loring, se pidió a un partido de izquierdas que lo solicitara, tras la negativa de otro de derechas.En la presentación se dijo que una vez conocida la noticia del Gobierno Civil, «por causas desconocidas circularon fotocopias de la solicitud del acto en medios informativos de la cadena de MCSE». El presidente del Círculo siguió diciendo cómo trató acerca de la dirección del periódico local de que ésta diera la información en su dimensión auténtica, «no obstante lo cual, y a pesar de estar prohibida la publicidad de actos electorales en dicha cadena» en la edición dominical apareció una nota de redacción titulada en gruesos caracteres atribuyendo la organización al Partido Comunista, lo que exigió una clarificación ante el propio profesor Clavero.

En el transcurso del mitin, Clavero rompió definitivamente cualquier amarra que le uniera a UCD, se reiteró confeso de una filosofía de centro de inspiración cristiana, social y liberal, y recordó cómo cuando UCD aprobó la abstención o el voto en blanco, «y yo me opuse a este criterio y dimití como ministro, alguien me dijo: "Si la UCD va a estar 107 años en el poder y hoy hubieras dicho sí, hubieras sido ministro 107 años" Y yo le contesté: antes de ser ministro está ser hombre, y antes de ser ministro está ser andaluz.»

Clavero hizo la diserción como profesor de Derecho administrativo, «y algo debo saber de esto» de las dos vías, el 143 y el 151. Calificó la propuesta por el Gobierno como una nebulosa, y del 151 dijo que va a garantizar la autonomía que Andalucía necesita y merece. Aseguró que es partidario del regionalismo porque éste entronca con el humanismo cristiano y con la teoría de los cuerpos intermedios que destruyó la Revolución Francesa. Para Clavero las autonomías regionales guardan mejor a una filosofía social liberal que a otra de izquierda, porque ésta, «por su propia naturaleza, tiende a agrupar a los hombres por clases sociales propendiendo más al universalismo y a la lucha de clases en el marco internacional». Negó a las autonomías color político, y a la andaluza la estimó como un valioso instrumento «para este pueblo sabio, imaginativo y creador», que sabrá entender la dificultad de la pregunta respondiendo con un voto sí, pregunta que, dijo, ha agotado la capacidad de hacer chiste de todos los humoristas españoles. Al terminar el acto, los asistentes dedicaron a Clavero una ovación de casi cinco minutos, mientras sonaba el himno de Andalucía, «la más larga y emocionante de toda mi vida política».

En reunión con los medios informativos, en un hotel por el que merodeaban miembros de UCD como queriendo y no atreviéndose, Clavero narró ciertos detalles de su ruptura con UCD, el calendario auténtico de la decisión gubernamental modificando su opción por el 151, de qué manera se limitó a su primer artículo («sólo pensaba en escribir cuatro ») La libertad responsable, que se le había confiado por UCD, confirmó ciertos contactos entre el PSA y Clavero por un «hombre puente», atribuyendo a los autonomistas la iniciativa de los contactos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de febrero de 1980

Más información

  • El ex ministro abarrotó el local donde hizo su aparición