Cuba ofrece personal militar a Afganistán

Por el momento todos los soldados enviados por la URSS a Afganistán, son soviéticos, si bien parece que hay un ofrecimiento en firme de Fidel Castro para mandar militares cubanos. El jueves llegaron a Kabul, vía Moscú, un grupo de jóvenes cubanos, el primero que La Habana envía a Afganistán, para estudiar el idioma oficial pushtu.Mientras se mantiene la censura de prensa, siguen llegando semanalmente grupos de periodistas, invitados por la Unión Soviética y pertenecientes a medios de información comunistas. Con ellos mantiene habitualmente una conferencia de prensa el presidente Babrak Karmal, quien ha celebrado ya siete reuniones con periodistas.

Los medios afganos oficiales filtran de vez en vez alguna información sobre los acontecimientos que provocaron el derrocamiento de Amin. Radio Kabul ha señalado que la familia del anterior presidente está viva, que sólo fue muerto él, después de ser juzgado por el Consejo Revolucionario, y también murieron, no ha aclarado en qué circunstancias, «dos secuaces» del ex presidente que se resistieron a ser arrestados.

Así fue el golpe de Estado

A través de observadores extranjeros se pueden reconstruir con cierta fidelidad los últimos días de Amin, quien una semana antes había abandonado el palacio presidencial. Parece que a partir del día 24 de diciembre, estuvo prácticamente incomunicado y que ese mismo día se iniciaba el puente aéreo con que la Unión Soviética procedía a la invasión militar que concluyó el día 27. A media noche del 27 una bomba de gran potencia, colocada en el edificio de Correos y Telégrafos, daba la señal para que los tanques ocuparan la ciudad y en el palacio real las propias fuerzas de seguridad de Amin, obedeciendo consignas de Karmal, tomaran el edificio.Hubo luchas en algunos edificios públicos en el transcurso de las horas siguientes. El balance de los enfrentamientos en la capital, donde todo fue relativamente tranquilo, y en las provincias, arrojó 250 soviéticos y unos ochocientos afganos muertos.

Se afirma ahora, en fuentes occidentales, que Taraki -el anterior presidente- murió de derrame cerebral y abandonado en el sótano del Palacio del Pueblo, donde residía.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS