Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Casa Blanca solicitará al Congreso más gastos de defensa

, Washington

El presidente norteamericano Jimmy Carter solicitará al Congreso un presupuesto de Defensa para 1981 de 158.000 millones de dólares. lo que supone un 5% más que el destinado para el presente año, se hizo público ayer en el informe conocido como «El estado de la Unión».En el informe de 75 páginas, Carter asegura que EEUU se enfrentará en la década de los 80 con el compromiso de hacer pagar a la Unión Soviética «un alto precio» por su invasión en Afganistán y ofrecer una seguridad defensiva tanto a sus aliados como a otros países para hacer frente al expansionismo de Moscú.

En el mismo informe se da cuenta de que la Administración norteamericana aumentará su ayuda económica a los países con necesidades para su desarrollo.

Directamente relacionado con la crisis afgana. Carter solicitará al Congreso una ayuda inmediata a Pakistán de cuatrocientos millones de dólares en créditos, debido a que «la destrucción de la independencia de Afganistán por la URSS ha alterado la situación estratégica en aquella parte del mundo».

En relación con China, «El estado de la Unión» declara que en el presente año se completarán acuerdos bilaterales comerciales y de aviación, pero no hace referencia a tratados defensivos o venta de material militar.

Los cinco objetivos en política exterior para los que solicita fondos la Administración son: aumentar el poderío militar de EEUU y sus aliados, proseguir con la diplomacia activa para solucionar conflictos pacíficamente, resolver los problemas económicos más acuciantes, como la inflación y el paro; apoyar la construcción de instituciones democráticas y defensa de los derechos humanos y proseguir los esfuerzos por el desarme y la ratificación del tratado SALT II.

El informe hace referencia a la construcción e instalación de nuevos misiles de alcance medio, los «euromisiles», y la formación de una fuerza expedicionaria de intervención inmediata, compuesta por 100.000 hombres, pensada desde un principio para actuar de manera especial en las regiones petrolíferas del golfo Pérsico.

El primer mandatario expone ante el tema europeo que «las relaciones con estos países están tomando una dimensión más amplia y la agenda de seguridad es el punto central de esas relaciones».

En su informe al Congreso, Jimmy Carter acaba afirmando que, frente a los «desafíos» que presenta la década del 80, hay que disponer de la unidad del pueblo norteamericano y de otros países para vencerlos. «Es necesario, añade, que demostremos fuerza y disponibilidad para sacrificarnos en beneficio de unos objetivos a más largo plazo.»

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de enero de 1980