Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carlos Rojas y Jaume Miratvilles, premios Nadal de novela y Josep Pla

Carlos Rojas ha sido el ganador del Premio Nadal de Novela, dotado con 200.000 pesetas, por su obra El ingenioso hidalgo y poeta Federico García Lorca asciende a los infiernos. Jaume Miratvilles obtuvo el Premio Josep Pla para prosa catalana por su obra Gent que he conegut (Gente que he conocido). Los premios se fallaron el pasado día 6, en el transcurso de una cena a la que asistieron el presidente de la Generalidad, Josep Tarradellas, Josep Pla y Camilo José Cela.La obra ganadora del Premio Nadal trata de los últimos días de García Lorca, su paso por Madrid y el viaje final a Granada, hasta su muerte. Su autor, Carlos Rojas, fue Premio Ciudad de Barcelona, ciudad natal del escritor; Premio Ateneo de Sevilla y Premio Planeta, con Azaña. En la actualidad reside en Estados Unidos; en donde es profesor de literatura en la Universidad de Emory (Atlanta).

A esta trigésimo sexta edición del Premio Nadal de Novela se presentaron un total de 145 obras, enviadas desde Argentina, Estados Unidos, Francia, República Federal de Alemania, Chile, Uruguay, Israel y España. El jurado que otorgó el premio estuvo integrado por Juan Ramón Masoliver, Josep Verges, Llorenc Gomis, García Pavón y Antonio Vilanova.

Jaume Miratvilles, periodista y escritor, que consiguió el Premio Josep Pla con su obra Gent que he conegut, dotado también con 200.000 pesetas, tiene 74 años, nació en Barcelona y firma habitualmente en la sección internacional de La Vanguardia con el seudónimo Spectator. El ganador del Pla fue conseller de Propaganda de la Generalidad de Cataluña durante la Segunda República y posteriormente se exilió.

En su obra Gent que he conegut (Gente que he conocido), Miratvilles dedica un capítulo especial a los tres presidentes de la Generalidad que conoció, Macia, Companys y Josep Tarradellas, en el que relata diversos aspectos humanos. Otro capítulo del libro está dedicado a sus tres hijos y a su cunada,y también aborda perfiles de polítícos como Prieto, Largo Caballero y Negrín. Finalmente, también habla de Josep Pla, afirmando que «una comunidad humana que tiene un poeta como Verdaguer y un prosista como Pla es una nación».

El temor de Lorca«La novela premiada parte, en realidad, de uno de los grandes temores de García Lorca. El terror a la muerte, como aniquilación a toda conciencia», declaró Carlos Rojas a nuestro corresponsal en Washington, Ramón Vilaró. Profesor de Literatura en la Universidad norteamericana de Emory, en Atlanta, Carlos Rojas manifestó que no tiene intención, de viajar a Barcelona para recoger el premio hasta el próximo mes de mayo. Afirmó que no recibió noticias previas a la concesión del premio. «Me lo comunicó mi madre por teléfono, y me lo confirmó, poco después, Antoni Vilanova, el secretario del jurado. »

El premio Nadal supone para Carlos Rojas «una gran satisfacción de carácter sentimental, porque me rejuvenece al recordar que, a mis diecinueve años, presenté una primera novela al Nadal».

Rojas resume su novela como «un viaje al infierno, que es una espiral y que, por cierto, soñé». «En el infierno los muertos no se ven. A cada uno le toca una sala de teatro, como ocurre en la Divina comedia, donde los recuerdos se anticipan a sí mismos.» Rojas explicó que se escenifica la muerte invisible de Lorca en su propia sala, apareciendo un anciano, que sería actualmente el propio Lorca, a sus 82 años. «Si Lorca no hubiese viajado de Madrid a Granada el 14 dejulio, probablemente habría seguido el camino de la mayoría de intelectuales republicanos, y hoy sería un profesor de Literatura retirado en una universidad norteamericana. »

«El infierno no es la aniquilación de la conciencia, sino el perenne insomnio», concluyó el ganador del premio Nadal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de enero de 1980