Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Presiones para que Natusch devuelva el poder en Bolivia

La Central Obrera Boliviana (COB) reiteró ayer su oposición al Gobierno nacido del golpe de Estado militar protagonizado el jueves por el coronel Alberto Natusch. Coincidiendo con la declaración sindical, un grupo de influyentes militares han pedido al nuevo hombre fuerte de Bolivia que defina claramente su posición, ya que se corre el riesgo de enfrentamientos en el seno de las Fuerzas Armadas.Una reunión, calificada de decisiva, se celebró esta madrugada en el palacio de Gobierno de La Paz, a la que concurrieron el coronel Alberto Natusch, los comandantes de las tres armas, algunos militares de influencia y varios ministros del régimen instaurado el pasado jueves en Bolivia.

Fuentes del palacio de Gobierno indicaron a Efe que se discute sobre tres posibilidades: la formación de una junta militar sin la participación de Natusch, la entrega del poder a un calificado alto militar, para que éste, a su vez, transfiera el Gobierno al presidente Walter Guevara Arze, y por último, la consolidación del poder alrededor de Natusch, prescindiendo de los civiles que participan en el Gobiemo.

Según las mismas fuentes, la segunda posibilidad tendría perspectivas de éxito.

Militares y civiles influyentes empezaron a solicitar públicamente la devolución del Gobierno a Guevara.

La atención nacional se centró, a partir de ayer tarde, en el palacio de Gobierno, de donde se espera la definición de la crisis en las próximas horas.

Según el ex comandante Ramón Azero, hasta el viernes pasado comandante en jefe del Ejército, el Estado de derecho será restituido en las próximas horas.

Azero concurrió al palacio de Gobierno para participar en la reunión de consulta, a fin de definir el futuro del régimen encabezado por el coronel Natusch.

Ante el surgimiento de manifestaciones callejeras, el comando de las fuerzas armadas dispuso la reanudación de la vigilancia militar en las calles del centro de La Paz.

El Gobierno de resistencia del depuesto presidente Guevara ratificó ayer como jefe del Ejército al general David Padilla, depuesto la víspera y sustituido inicialmente por el general Ramón Azero. Inesperadamente, Azero fue pasado a situación de retiro y reemplazado a su vez por el también general Edén Castillo.

El disuelto Parlamento se ha reunido en algún lugar de la capital y ha aprobado una resolución por la que decide mantener sus atribuciones legislativas y fiscalizadoras del ejecutivo.

El influyente periódico norteamericano The New York Times pidió ayer en una nota editorial el aislamiento diplomático del nuevo régimen boliviano por parte de Estados Unidos y los países del Grupo Andino. Washington adoptó la víspera la inusual decisión de suprimir íntegramente su programa de ayuda a Bolivia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de noviembre de 1979