Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La esposa de Macías intenta la liberación del dictador guineano

Mónica Bindang, esposa del derrocado presidente guineano Francisco Macías, podría hallarse en un país próximo a Guinea Ecuatorial, con la pretensión de salvar la vida de su esposo. Este era ayer el rumor que circulaba con más fuerza en Malabo, donde no hay posibilidad de confirmar esta especulación.Las fuentes señalan dos hipótesis contradictorias sobre este rumor. La primera consiste en que Mónica Bindang habría gestionado con las nuevas autoridades guineanas la devolución de las divisas que tiene en su poder y que ella sacó del país por orden de Macías. A cambio pediría salvar a su esposo de la muerte.

La segunda versión se refiere a que la esposa del presidente derrocado intenta reclutar un ejército mercenario en algún país africano, para conseguir por la fuerza rescatar a su marido antes de que sea condenado a muerte.

Simultáneamente trascendió ayer en Malabo la confirmación de que Feliciano Mba, denominado Bato, director general de Seguridad durante el régimen anterior, ha huido del país. Bato marchó de Malabo, junto a una misión marroquí, hace ahora dos semanas, y su huida se relaciona con el proceso contra Francisco Macías. Fuentes diplomáticas aseguran que Bato ha huido para eludir sus responsabilidades de supuestos abusos de autoridad a lo largo del mandato de Macías.

España y Guinea Ecuatorial conversan estos días sobre el posible envío a este país africano de armamento español, según se aseguraba ayer en Malabo. La operación, aún no culminada, incluiría una partida importante de material antidisturbios y su volumen se contabilizaría en decenas de millones de pesetas.

Entre tanto, las medidas de seguridad alrededor del juicio contra el ex presidente Macías se han extremado. Una vasta zona de la capital guineana va a ser cerrada al tráfico rodado y los accesos al cine Marfil, donde se celebrará la vista, estarán fuertemente controlados por el Ejército. Seis policías españoles -cuatro miembros de la Policía Nacional, entre ellos un comandante, y otros dos adscritos al Cuerpo, General de Policía- supervisarán las medidas de seguridad en este país durante los días que dure el juicio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de septiembre de 1979

Más información

  • Según versiones extendidas en Malabo