Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
27º FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE DE SAN SEBASTIAN

El humor y la crítica proceden de México y Cataluña

En la sección nuevos realizadores se ha presentado El camino dorado, una película escrita, dirigida, producida y fotografiada por Ramón Saldias. La película relata los problemas de dos alcohólicos y cómo sólo uno de ellos logra rehacer su vida. El camino dorado es una película realizada íntegramente en Canarias y el primer largometraje de Saldias. Es una película cargada de buenas intenciones, pero absolutamente amateur. La falta de rigor con que está planeado el guión, su torpe realización y un mal reparto la convierten en un completo folletín.

El año de la peste se presenta a competición por México. La película está dirigida por Felipe Cazals, uno de los más interesantes realizadores del cine mexicano y está basada en el Diario del año de la peste, de Daniel Defoc. En su guión ha participado el escritor Gabriel García Márquez. La película es una sátira fantástica con una nada desdeñable dosis de humor negro. La anécdota de una ciudad moderna azotada por la peste, sirve de pretexto para una crítica de la corrupción del poder y la burocracia y la manipulación de la población. El filme es irregular, su falta de ritmo le hace parecer bastante más largo de lo que en realidad es, pero, con todo, está por encima de la media de cuanto hemos visto en el Festival hasta la fecha.Francesc Belmunt es el director de la segunda película española que hemos visto a competición: Salut y forca al canut. En ella, Belmunt prosigue el cine de comedia y crítica de la progresía catalana que inició con su anterior película, La orgía. Belmunt tiene una virtud que escasea en el cine español: su mayor preocupación es divertirnos y eso le hace ya destacar entre tanto «ensayista fílmico» y tanto doctrinólogo como tenemos en nuestro cine.

Si La orgía centraba su humor y su crítica en los jóvenes de alrededor de la veintena, Salut i força al canut, lo hace en los que ya están en la treintena. El protagonista del filme es un joven sexólogo que por la mañana trabaja dando consejos a matrimonios con problemas y por la noche ha de habérselas con los suyos propios. El tono jocoso y festivo con el que está llevada la historia no le impide a Belmunt ciertos momentos de reflexión e incluso de ternura. Lo que ocurre es que los momentos abiertamente cómicos, las escenas del consultorio sexológico y las relaciones con los padres, están mucho más logrados que los otros. Porque Salut i força al canut es un filme muy desigual, con momentos buenos y momentos malos, pero bastante divertido, y en este Festival no es humor lo que sobra. Los, diálogos están bastante logrados, llenos de tacos y argot, pero, por una vez, bien utilizados, naturales. En el reparto sobresale, con notable diferencia, Juanjo Puigcorbe, un actor con verdadero estilo y con un tono de complicidad de lo más adecuao para la comedia.

Al margen de las secciones oficial, informativa y de nuevos realizadores, el festival está realizando una retrospectiva dedicada al cine le arte y ensayo, cuyo mayor interés reside en propiciar una serie le conversaciones y mesas redondas sobre esta modalidad, que, como se sabe, el Ministerio de Cultura piensa reimplantar en la próxima temporada. No menor es el interés que está despertando la sección dedicada al cine de las naionalidades, donde, junto a películas de Cataluña, Euskadi, Galicia, Andalucía, Castilla-León, se está proyectando cine de Bretaña, Occitania, Cerdeña, Val d'Aosta Friuli, cine flamenco.

Alien era uno de los filmes más esperados del Festival. Representa Estados Unidos, aunque su director es el inglés Ridley Scott, autor de Los duelistas, una hermosa adaptación de la novela de Joseph Conrad que fue premiada en Cannes. En el guión de Alien han partipado también, además de Scott, los realizadores David Giler y Walter Hill, que son los productores del filme. Scott ha declarado que su filme es más un thriller que un filme de ciencia-ficción, lo cual es bastante cierto. Alien narra la lucha de los siete tripulantes de una nave espacial contra un ser extraño y poderoso. Se trata de un filme abiertamente anticientífico, lo que resulta enormemente saludable. Es una lástima que Scott haya recurrido a la creación de un monstruito bastante repugnante para asustarnos. No le hacía falta, porque es un buen director, con un poderoso sentido visual que ya demostró en Los duelistas. Por lo demás, la película es perfecta, y su anécdota está inteligentemente desarrollada y consigue totalmente su propósito: aterrorizar al espectador.

En la informativa, Patricio Guzmán presenta El poder popular, tercera parte de su trilogía La batalla de Chile. En ella retorna una serie de hechos ya analizados, aunque con menos espacio y profundidad en la primera parte: La insurrección de la burguesía.

Comité rector

José Sámano, productor español de la película Operación Ogro, de Gillo Pontecorvo, fue quien comunicó al comité rector del Festival que el mencionado filme no estaría en condiciones de ser exhibido en el citado certamen por razones de índole técnica. No fue, pues, el comité rector el que retiró la película, según esta misma entidad aclaró ayer a EL PAÍS en la capital guipuzcoana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de septiembre de 1979