Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abogado español expulsado del juicio contra el disidente Havemann

El profesor Enrique Gimbernat, abogado de elección del disidente germano oriental Robert Havemann, fue expulsado ayer de la sala del juicio en Fürstenwalde (Francfort-Oder) a los diez minutos de comenzar la vista de la causa contra éste, acusado de «evasión de divisas» en relación con la publicación de sus libros en la República Federal de Alemania.El juicio se interrumpió a las dos horas y ha quedado pospuesto para el próximo miércoles. El doctor Gimbernat, decano de la facultad de derecho de la Universidad de Madrid, había llegado a Berlín Este a últimas horas de la noche del miércoles y, tras larga espera en la frontera, había conseguido un visado para permanecer en la capital de la RDA hasta la madrugada de hoy.

A pesar de esta limitación, el jurista español se trasladó en taxi a Fürstenwalde, en la frontera con Polonia, donde se reunió antes de comenzar el juicio con el profesor Havemann. Al llegar éste y su abogado a la audiencia se produjeron muestras de simpatía por parte de unos sesenta ciudadanos de la RDA y prensa occidental, que entregaron flores al profesor y a su esposa. Una vez excluido Gimbernat de la sala, la policía le sometió a interrogatorio y le comunicó que había incurrido en delito al abandonar la circunscripción para la que se le había expedido el visado.

El profesor español optó por abandonar el lugar y regresar a Berlín.

El catedrático se personó en la embajada de España en la RDA y trató de conseguir un nuevo visado válido para Francfort-Oder. Por su parte Robert Havemann rechazó en el juicio la intervención de todos los abogados de oficio que se le presentaron y ha insistido en que su defensa únicamente debe encomendarse al jurista elegido por él. El disidente germano oriental notorio antifascista y marxista, profesor de física y escritor, además de antiguo compañero de cárcel del jefe del Partido Socialista Unificado, Erich Honecker, con quien compartió la persecución nazi, fue condenado el pasado 25 de mayo sin apelación a una multa de 10.000 marcos en virtud del artículo 17 de la ley de Divisas de la RDA. En relación con esta sentencia se desarrolla por impago el proceso actual.

Según los observadores occidentales esta medida, que siguió a otra por la que se le permitió a Havemann abandonar el arresto domiciliario al que estuvo sometido durante más de dos años, no era más que un intento de «criminalizar» una postura política crítica.

Coincidiendo con el actual proceso contra él, la prensa de la RDA dedicaba ayer amplia información al control postal de la correspondencia oriental por la policía occidental. Este hecho coincide también con la terminación sin éxito de las conversaciones entre Francia y la RDA para el restablecimiento de relaciones consulares. El fracaso se atribuye a la insistencia de Berlín en reclamar a los franceses el reconocimiento expreso de la nacionalidad de la RDA, lo cual contravendría los acuerdos internacionales vigentes, que sólo reconocen una nacionalidad alemana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de junio de 1979

Más información

  • Gimbernat fue interrogado y amenazado por la policía de la RDA