Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
XXXVIII FERIA NACIONAL DEL LIBRO

Primer balance: más público y menos ventas

Mayor éxito de público que el año pasado, pero menos de ventas, es el balance general de la XXXVIII Feria del Libro, que se clausuró ayer con una cifra récord de 40.000 en un día. Según las primeras estimaciones del gremio de editores, la cifra total recaudada por venta de libros es un 7% inferior a la de la feria de 1978. Por otra parte, muchos expositores aseguran haber vendido del 30% al 40% menos que en el certamen anterior. Sobre las cuestiones de emplazamiento, actividades culturales y futuro de la feria, las opiniones de libreros y editores son también muy diversas. recoge aquí algunas impresiones de la jornada final de feria.

«En el Retiro estábamos mejor: debemos volver allí.» «El Pabellón de Cristal ofrece muchas más ventajas por sus Instalaciones y servicios. » « La Feria del Retiro era una feria elitista para la gente que vive en el barrio de Salamanca.» «Aquí sólo han venido los habitantes de esta zona y no precisamente a comprar libros.»... Las opiniones de editores, libreros y distribuidores son tan heterogéneas que resultan difícilmente clasificables. Pero la disparidad de criterios que se han barajado estos días en esa especie de jaula de grillos que parecía el Pabellón de Cristal tienen un aspecto positivo: preludia un debate en el que saldrán a la luz la cara oculta de las diferencias entre editores y libreros, y en el que se puede llegar a definir un nuevo concepto de la Feria del futuro.«En mi caso, lo de la disminución de ventas es mentira», asegura Luz Romero, de la Librería Argentina. «Yo dispongo de datos de la Feria del Retiro y lo puedo comprobar. Además ha venido mucha más gente y, lo que es más importante, se han visto caras nuevas, personas que se acercaban al libro con cierta timidez y desconfianza. Muchos preguntaban: "¿Se pueden mirar?".»

«El volumen de ventas en pesetas se ha reducido en un 40 % sobre el año pasado», afirma Javier Pérez Díaz, de EDHASA. «Sin embargo, se han vendido más libros, aunque libros más baratos y casi todos en días festivos. » El Gremio de Editores evalúa, aproximadamente, en 92 millones de pesetas el monto total de las ventas de esta edición.

«Pero todos sabíamos que iba a ser peor por el cambio de emplazamiento», añade Javier Pérez. «Lo mismo ocurrió cuando la Feria se trasladó desde Recoletos al Retiro. En la polémica que ha estallado aquí hay muchas contradicciones. Lo que está claro es que para acabar con la feria elitista hay que llevar el libro a los barrios.»

En Editorial Alianza, expositor fuerte de la Feria, con tres casetas y el máximo número de ventas diarias, la reducción con respecto al ano pasado ha sido aproximadamente de un 30 %, y para Jesús Visor -librero y editor-, de un 40 % a un 50%.

«Esta Feria es ya demasiado grande», comenta Chus Visor. « Una persona que entra despistada no tiene tiempo para enterarse de nada. Lo lógico sería organizar una Feria sólo para los libreros de Madrid y sectoriada por distritos y, por otra parte, mantener una Feria Nacional para editores que no fueran a ella a vender, sino a presentar sus novedades a distribuidores y libreros.»

La idea de crear una feria madrileña de libreros ha fraguado ya como alternativa al conflicto que se ha planteado en este certamen. En principio, se habló de celebrarla el próximo octubre y, a ser posible, en el Retiro. Una comisión formada por representantes de editores y libreros se ha constituido ya para negociar con el Ayuntamiento, el Instituto Nacional del Libro (INLE) y el Ministerio de Cultura los detalles de su organización.

«Creo que la Feria de Madrid no se debería hacer en octubre», señala el secretario del gremio de editores, señor Martínez Alés. «Es un mal momento para ello porque el día se acorta mucho y a las seis ya es de noche. Además, en esas fechas coinciden con la temporada del libro de texto y las familias no están muy dispuestas a gastar todavía más dinero en libros. »

Sobre la división de la feria en dos versiones: una nacional para editores y otra local para libreros, opina el señor Martínez Alés: «La cosa no está clara porque hay tipos diferentes de libreros: libreros profesionales que trabajan con libros especializados y que son perfectamente encajables en los criterios editoriales y otros que funcionan de forma distinta.»

«¿Cuál va a ser el futuro de la feria? Todavía no se puede decir. Se debe hacer un análisis crítico y llegar a unas conclusiones que satisfagan a todos, Con esta XXXVIII Feria se intentó hacer un experimento innovador, ya que la feria del Retiro estaba muy deteriorada y se han producido fallos esenciales, sobre todo, de promoción. Por falta de una adecuada campaña de publicidad, los actos culturales, que deberían haber sido un incentivo para atraer al público, han tenido un efecto negativo, al concurrir a ellos sólo los visitantes que se enteraban por los carteles o los altavoces.»

"¡A ver!", denunciado como pornográfico

«En la Feria Nacional del Libro se ofrecen textos cuyo único objetivo es destruir la dignidad de los niños como persona humana», dice un comunicado hecho público por la Confederación Católica de Asociaciones de Padres de Familias y otras agrupaciones católicas.

El comunicado se refiere concretamente a dos libros considerados altamente perniciosos: El pequeno libro rojo de los escolares, por ser una incitación a la subversión escolar y un ataque a la institución familiar, y ¡A ver!, cuyos grabados, con un contenido puramente pornográfico», asegura el comunicado, «hacen sonrojar a los adultos».

El pequeño libro rojo, sin autor ni pie de imprenta, circula clandestinamente por algunas librerías, pero ¡A ver! ha sido editado en Salamanca con todas las de la ley por Lóguez, y «es uno de los libros más serios, científicos y pedagógicos sobre educación sexual para niños que se ha publicado con unas magníficas fotos -no grabados- de Will McBride. ¡A ver! ha tenido gran aceptación en toda Europa y se vende bien en España, pero era de esperar la inevitable reacción por parte de ciertos sectores que sienten herida su sensibilidad ante la visión al natural del cuerpo humano e intentan por todos los medios que éste siga velado», según comentó su editora, especializada en pedagogía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de junio de 1979