Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

El archivo de Leopoldo Castedo

El profesor Leopoldo Castedo pronunció ayer, en el Centro Iberoamericano de Cooperación, la conferencia inaugural del ciclo Razón de América. Seis esquemas de su expresión cultural.

Tras cuarenta años de exilio americano, de ininterrumpida actividad docente e investigadora en diversas universidades americanas, últimamente en la de Nueva York, el profesor Castedo, considerado como uno de los principales historiadores de arte iberoamericano, regresa definitivamente a España. Ha traído con él su archivo sobre historia del arte y etnografía americana, el más importante en su género, más de 45.000 diapositivas, producto de todos estos años de trabajo y de dos largos viajes realizados exclusivamente para la recopilación de material, uno desde Canadá hasta la Patagonia y otro desde Nueva York hasta Santiago de Chile. El archivo ha quedado depositado en la sede del CIC y el profesor Castedo manifestó su confianza y su deseo de que se convierta en «la simiente del archivo visual de España sobre América».

En la rueda de prensa que precedió al curso, el profesor Castedo explicó que no pretendía sino transmitir al público español algo de su «pasión por América» y que en todo momento pensaba hablar «como un hispanoamericano », insistiendo, sobre todo, «en aquellos aspectos que a los hispanoarnericanos les gustaría que se supieran en España». «La cultura iberoamericana -dijo- es esencialmente distinta de la española. América no es una realidad etnográfica ni cultural homogénea, sino diversa y multiforme. Tampoco es sólo el producto de la infusión de elementos españoles, sino una amalgama donde la aportación española es una rriás entre las eu ropeas, africanas e indígenas.»

Insistió, pues, en la necesidad de valorar y situar adecuadarnente cada uno de estos elementos, en la gran importancia del fenómeno del mestizaje como simiente cultural y en la necesidad de acabar de una vez con la «historia negra de España y de los españoles en América », con los errores, tópicos y clichés que han sido moneda corriente durante siglos en nuestra relación con el Nuevo Continente. Manifestó también su confianza en el giro que, últimamente, estaban adquiriendo estas relaciones. «Por primera vez desde el siglo XVI -dijo-, la relación EspañaAmérica está empezando a llevarsepor vías adecuadas.»

Confíamos que con este curso el profesor Castedo pueda reanudar felizmente su actividad entre nosotros, al menos más felizmente que el proyecto o pretexto inicial que le indujo a abandonar su cátedra en Nueva York y acelerar su vuelta, una serie de veinte capítulos contratada por TVE con el título de América, Nuevo Mundo, que parece ya definitivamente perdida entre los laberínticos pasillos de la caja tonta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de abril de 1979