Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El "frente de la firmeza", dispuesto a sancionar a Egipto

Irak, Siria, La Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y otros miembros del frente árabe de la «firmeza» acaban de reafirmar su total oposición a la firma de un tratado de paz entre Israel y Egipto y su firme determinación de aplicar sanciones a El Cairo.El viceministro sirio de Asuntos Exteriores, Nasser Kaddur, anunció ayer en Damasco que su Gobierno boicoteará a Egipto «política, diplomática y económicamente» si firma «un acuerdo de paz por separado con el Estado hebreo». Kaddur explicó que existen contactos entre Siria e Irak para «aislar al régimen egipcio del mundo árabe, tratarlo como a un enemigo y suspender la participación de Egipto en la Liga Arabe». Las medidas contra Egipto, que incluirían también el traslado de la sede de la Liga Arabe desde El Cairo a otra capital árabe, fueron aprobados en la cumbre de Bagdad, en noviembre de 1978, y comprometen, en principio, a veinte Estados árabes, aparte de Irán.

El funcionario sirio dijo además que Irak y su país convocarán una conferencia de ministros árabes de Asuntos Exteriores y de Economía para que decidan la puesta en marcha de las sanciones.

El presidente del Comité Ejecutivo de la OLP, Yasser Arafat, manifestó en Beirut que ya ha hecho un llamamiento a las naciones árabes para boicotear a Egipto, y anticipó que tratará de que se le imponga un «bloqueo petrolífero» si firma el tratado de paz con Israel. Arafat ha enviado un ultimátum a todos los países productores de petróleo, en el que señala que nunca aceptará que «Sadat reciba petróleo con una mano y lo entregue a Israel con la otra».

También naciones árabes consideradas «moderadas», como Jordania y Kuwait, han expresado su inquietud ante la perspectiva de un acuerdo inminente entre Egipto e Israel. Toda la prensa jordana calificó ayer la decisión de El Cairo de «desastre para todo el mundo árabe».

A su vez, el ministro de Asuntos Exteriores de Kuwait, Cheik Sabah Al Sabah, afirmó que su país comprende la posición del «frente de la firmeza» y que exigirá que se apliquen las resoluciones de la cumbre de Bagdad.

Aparte del bloqueo petrolífero de Egipto y de la «congelación» de relaciones diplomáticas, el «frente de la firmeza» proyecta reforzar el frente militar sirio-jordano, para lo cual la Liga Arabe facilitará 1.850 millones de dólares por año a Damasco, durante diez años, y 1.250 millones anuales a Amann, durante el mismo período.

La inmensa mayoría de los alcaldes árabes de Cisjordania, ocupada por Israel, también han condenado el entendimiento egipcio-israelí.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de marzo de 1979

Más información

  • Arafat amenaza a El Cairo con un "bloqueo petrolífero"