Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Empresarios, trabajadores y Gobierno intentan un relajamiento de la tensión laboral

Reuniones a diversos niveles entre representantes de la patronal, de las centrales y del Gobierno caracterizaron toda la jornada de ayer. Las negociaciones buscaban establecer un nuevo marco de posible «acuerdo social», un relajamiento en la tensión laboral de estos días, provocada por las huelgas de los sectores en que se están negociando convenios y un acercamiento en las posiciones fundamentales de centrales y patronal en estos convenios.

La Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos fue convocada a primera hora de la mañana por Abril Martorell para tratar asuntos de su competencia y estudiar la situación de la economía y los problemas derivados de la actual fase de negociación colectiva.

Precios y salarios

La reunión duró algo más de tres horas, y al término de la misma no se ha facilitado ningún comunicado. Los participantes en la sesión mantienen gran discreción sobre lo tratado en ella. Además de estudiar la posibilidad de adoptar algunas medidas económicas, la Comisión aprobó, según ha podido saber EL PAÍS, la revisión de algunos precios industriales (quizá los siderúrgicos) y homologó una decena de convenios que afectan a unos 20.000 trabajadores. En la reunión se trató la posibilidad de revisar el decreto-ley de control de rentas para corregir un problema gramatical que, entre otros tenias, condiciona seriamente las actuales negociaciones en el convenio de Renfe. Si el decreto no se modifica, la empresa estatal no podrá ofrecer a sus trabajadores mas aumento de la masa salarial que hasta el 11% y no el 14% a que se ha comprometido,

La convocatoria de la Comisión Delegada no estaba prevista la semana pasada y parece querer indicar que el vicepresidente Abril pretende adoptar algunas medidas de carácter económico antes de las elecciones.

Reunión UGT-CC OO-CEOE

La segunda reunión de la jornada de ayer fue la mantenida por José María Cuevas, secretario de la CEOE; Nicolás Sartorius, de la ejecutiva de CCOO, y José María Zufiaur, de UGT. El encuentro se hizo en el despacho de este último y estaba previsto desde la semana pasada. La re unión ha coincidido casi con el anuncio de la carta enviada por el presidente de la CEOE a los secretarios generales de las dos centrales mayoritarias, aunque no tiene vinculación directa con la misma. El presidente de la CEOE invita a las dos centrales a una serie de contactos formales de ambas partes para tratar de alcanzar el acuerdo que se hizo imposible después de dos meses de conversaciones mantenidas en Castellana, 3, por iniciativa del Gobierno.

En la reunión de ayer, que duró menos de dos horas, se planteó la posibilidad de establecer una tregua social en un plazo de dos o tres semanas, en las que los líderes de centrales y patronal tratarían de llegar a acuerdos de carácter general sobre la negociación colectiva en 1979.

La posición de las centrales fue favorable a las conversaciones, aunque dejaron claro que en ningún caso se va a frenar el actual proceso reivindicativo. La única conclusión noticiable del encuentro, primero de este género que se mantiene con carácter formal, es la decisión de que los órganos ejecutivos de las tres centrales traten con carácter inmediato las condiciones y aspectos a considerar para negociar un acuerdo general entre ambas partes.

Ferrer con Suárez

Carlos Ferrer Salat, presidente de la CEOE, se entrevistó ayer durante una hora con el presidente Adolfo Suárez. Según informan fuentes de la patronal, el señor Ferrer planteó al presidente del Gobierno la necesidad de establecer un nuevo marco de relaciones laborales. En la reunión se abordó también el análisis de la actual situación económica y las dificultades por las que atraviesan buen número de empresas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de enero de 1979

Más información

  • Los protagonistas de la economía buscan un "acuerdo social"