Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Consejo de Ministros

La política monetaria intentará relanzar la economía y frenar los precios

El Consejo de Ministros acordó ayer, al margen del estudio del orden público y la seguridad ciudadana, una serie de decretos, entre los que destacan el de reestructuración de la Dirección de la Seguridad del Estado y el de creación de una comisión interministerial para el estudio de los problemas que afectan a la comunidad gitana. El Consejo escuchó también un informe del ministro de Economía sobre política monetaria del año en curso y otro sobre la evolución de los mercados de cambio. En cuanto a nombramientos destaca el del general Timón de Lara como general inspector del cuerpo de la Policía Nacional.

El ministro de Economía presentó al Consejo el informe sobre política monetaria para el año en curso, en el que se intentarán conjugar los dos objetivos de reactivación de la economía y desaceleración de la inflación. El crecimiento de las disponibilidades líquidas escogido ha sido del 17,5 % a lo largo del año como tasa central, lo que supone un ritmo de crecimiento interanual del 18%, objetivo que se desarrollará en períodos semestrales y será objeto de reconsideración al finalizar el primer semestre del año actual.Con este crecimiento de la masa monetaria y si el incremento de los costes se sitúa en la zona señalada por el Gobierno, la política monetaria permitirá un aumento del producto interior bruto de entre el 4,5 y el 5%, con un aumento de la tasa interanual de los precios del 12%. Según la referencia oficial del Consejo, el Gobierno «no atenderá solamente al crecimiento de las disponibilidades líquidas, sino que atenderá a la evolución de los diversos componentes de éstas y procurará, sobre todo, que la tasa de crecimiento de la financiación proporcionada por el sistema bancario al sector privado se sitúe cerca de la propuesta para las disponibilidades líquidas. Esto dependerá fundamentalmente de la moderación del excedente global de la balanza de pagos y del volumen de la apelación prevista del sector público al Banco de España».

La financiación del sistema crediticio al sector privado aumentará, según los objetivos, en un 16,9% a lo largo de este año, aunque los últimos datos indican que esta tasa puede situarse en el 17,4%, descontando las compras de valores por las instituciones de crédito.

También señala la referencia que si estos objetivos se cumplen los tipos de interés podrán bajar, mejorando así la provisión de financiación al aparato productivo, lo que «creará un clima más favorable para la reactivación de la actividad económica».

Evolución de los mercados de cambio

También informó al Consejo el ministro de Economía sobre la evolución de los mercados de cambio en 1978, que se caracterizó por una situación de crisis permanente, que afectó a las principales divisas.

Por lo que respecta a la peseta, la balanza de pagos española ha mostrado a lo largo de 1978 una notable pujanza, no sólo por lo que se refiere a la cuenta de capital, sino también, y más significativamente, por lo que respecta a la cuenta corriente. En términos de caja, y a salvo de los ajustes previstos para su paso a base de transacciones, el saldo corriente arrojaba un superávit de 1.627 millones de dólares hasta finales de noviembre, frente a un déficit de 2.857 millones en igual período de 1977. Este espectacular vuelco se ha debido esencialmente a:

1) Un ritmo muy fuerte de los ingresos por exportaciones, que crecieron en el período en casi un 31%.

2) Práctico estancamiento de los pagos por importaciones (+ 0,13%), resultado de una disminución del 4,5 %,en los pagos por petróleo y a un aumento del 1,5 % de los restantes pagos por importación.

El efecto combinado de estos factores supuso una reducción drástica del tradicional déficit comercial español, que se cifró en 3.787 millones de dólares frente a 6.544 millones en el período de 1977. La tasa de cobertura de ingresos sobre pagos comerciales que en- 1977 apenas si alcanzó el 58%, pasó a ser de casi un 76% en 1978.

3) Muy fuerte progresión tanto de los ingresos netos por servicios como de las transferencias. Aquellos aumentaron a una tasa del 54,5%, debido fundamentalmente a un espectacular crecimiento de los ingresos por turismo ( + 44,1%). Las transferencias aumentaron en un 22,4%.

El efecto combinado del superávit de la cuenta corriente y de la de capital se ha traducido en 1978 en el mayor aumento de reserva jamás registrado en nuestra historia, que se evalúa en cifras provisionales en 3.850 millones de dólares. Las reservas exteriores españoles alcanzaban así al cierre de 1978 el nivel récord de 10.000 millones de dólares incluso con criterios de valoración sumamente conservadores. Dicho nivel, de otra parte, ha sido sobrepasado ya, puesto que, a pesar de que los primeros meses del año son estacionalmente de signo deficitario, las reservas han continuado en línea ascendente en los diez primeros días de 1979.

Inversiones extranjeras

Se aprobaron también varios expedientes de inversión extranjera a propuesta del Ministerio de Comercio, por importe total de 1.217 millones de pesetas, entre los que destaca la cifra de 475 millones de pesetas autorizada a AEG Ibérica de Electricidad para su inversión en Telefunken Ibérica, con una participación del 100% en el capital. Otras dos autorizaciones superan cada una los doscientos millones de pesetas, una destinada a un hotel por 280 millones de pesetas, y la otra, a Industrias Kores, por importe de 212 millones de pesetas.

A propuesta del ministro de Trabajo se aprobó el plan inicial de inversiones para el año en curso del Fondo Nacional de Protección al Trabajo, por valor de 13.950 millones de pesetas. Con este plan se triplican las cantidades destinadas al fomento del empleo, que pasan de mil a 3.000 millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de enero de 1979

Más información

  • Informe del ministro de Economía