Crítica:TEATROCrítica
i

El buen camino de la creatividad colectiva

La Sala Cadarso, vital para la reconstrucción de nuestra vida dramática, ha vuelto, por fin, a abrir sus entrañables puertas. Lo ha hecho con un grupo joven cuya experiencia procede de los hallazgos de Tábano, igualmente inolvidable. Y se han planteado, así, un estupendo y luminoso trabajo que se incluye en una de las más sólida y ricas líneas del llamado teatro independiente: la tragicomedia popular.Nada menos, pues, que un tratamiento colectivo de la vida, crítica mente, comprometidamente con templada. Un tratamiento que no se crispa en los maximales abismos ni se diluye en el grito mal incorporado. Briones no es un ente de razón, sino un personaje vivo lo que automáticamente alza la expresión dramática a los buenos terrenos del «existir». Es un excelente camino.

Tú estás loco, Briones, de Fermin Cabal, Coordinación: Fermín Cabal

Escenografía y figurines: Gerardo Vera. Intérpretes: Compañia Monumental de Las Ventas: Concha Tabora, Felipe Gallego, Mikel Elguezábal y Santiago Ramos. En la Sala Cadarso.

Suelen ser duras las «creaciones colectivas» y suelen ser, también, proclives a una muy desequilibrada textura dramática. Aquí el hallazgo de Briones y el respeto al personaje hacen que ni los chafarrinones esperpénticos ni los arañazos de la caricatura le quiten su profunda y desconcertada humanidad. La excelente colección de notas del personaje lo definen de forma muy firme y muy clara. Ello lleva a un tratamiento complementario de los personajes secundarios y a una forma de narrar muy precisa y, por supuesto, muy teatral.

Habrá que alentar a este grupo. Aunque Cabal firma el texto parece decir que ha sido un trabajo de equipo. Pues entonces hay equipo ahí dentro. El que ha repartido la comicidad a Briones, la ternura a Concha Tabora y la flexibilidad crítica a Gallego y Elguezábal. El que ha conciliado un decorado realista con soluciones imaginativas -como el juego del espejo- y el que ha moderado la integración general para que Tú estás loco, Briones sea, en conjunto, una reflexión burlona y precisa sobre gentes de nuestro tiempo que tanto nos conciernen.

Es muy importante este abandono de las linealidades y esquematismos que tanto daño han hecho a muchas propuestas de los independientes. Ya se sabe que otros objetivos impusieron una noble especie de teatro guerrillero y urgente. Eso pasó. Creo que Tú estás loco, Briones es ya algo más, bastante más que una investigación de nuevas comunicaciones. Y es ya excelente que la Sala Cadarso anuncie un proyecto general de trabajos -cursillos, aulas, bibliotecas- con fuerza suficiente para respaldar los nuevos planteamientos de un teatro que sea realmente libre, realmente independiente, realmente teatro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0018, 18 de octubre de 1978.