Los ecologistas cuestionan la ley de Fomento de la Producción Forestal

«Al grito de repoblemos, he visto como se han destruido en España hayedos, robledales, alcornocales y toda una serie de bosques autóctonos, para reemplazarlos por plantaciones de eucaliptus y pinos introducidos, ajenos a nuestra flora», declaró el catedrático de Ecología de la Universidad Autónoma de Madrid, Fernando González Bernáldez, en el acto de presentación del manifiesto de un grupo de científicos sobre la «ley de fomento de la producción forestal ».El manifiesto, firmado por veintidós expertos en materias del medio natural, entre ellos el vicedirector del Instituto Botánico del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Santiago Castroviejo; los catedráticos de Botánica, Emilio Fernández Galiano y Salvador Rivas Martínez; el catedrático de Economía Agraria, Manuel Ocaña; el catedrático de Edafología, Francisco Guillemo Ojeda; el catedrático de Fisiología Vegetal, César Gómez Campo, y el director del proyecto 897 del WWF, parque natural de Montfragüe, Jesús Garzón, exige «que se paralice todo proyecto de aumentar las subvenciones con dinero público a dudosas repoblaciones forestales de efectos irreversibles, destructoras del medio y competitivas con otros usos».

Los firmantes se declaran «profundamente alarmados por el intento de poner en vigor la llamada "ley de producción forestal", aprobada por las Cortes del anterior régimen y cuyo desarrollo por disposiciones reglamentarias parece inminente».

La citada ley pretende aumentar la producción de madera con nuevas repoblaciones de «especies de rápido crecimiento», es decir, especies exóticas -como el cucalipto- de difícil integración en nuestros ecosistemas. Por otro lado, esta clase de repoblación actúa de manera competitiva por el espacio con la ganadería extensiva y de montaña, alternativa a la ganadería intensiva y de engorde, cuya dependencia de la importación de piensos compuestos ha sido denunciada como un verdadero colonialismo.

El manifiesto denuncia «los efectos nefastos de numerosas repoblaciones de especies exóticas, cuyos pretendidos beneficios hidrológicos y de conservación de suelos son cuestionables, sobre todo cuando se practican en granda extensiones en, zonas semiaridas como es la tendencia actual en España y como vaticinan declaraciones oficiales».

«Pedimos al Gobierno ponga fin a la continua capitulación frente a los intereses de los grupos económicos de la celulosa y de los importadores de soja, maíz y otros productos. Y hacemos un llamamiento a los técnicos y funcionarios, fundamentalmente de Icona, para que exijan no se intente reducir su competencia a rutinarias repoblaciones que confirman el despoblamiento de grandes territorios. Por el contrario, deben pedir se les permita también ejercitar sus capacidades en las tareas de la reconstrucción ganadera y de aprovechamientos múltiples, abordando la problemática socioeconómica y ecológica.»

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 02 de junio de 1978.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50