Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cine español de la República, en el Festival de San Sebastián

El XXV Festival Internacional de Cine de San Sebastián tiene ya prácticamente ultimada la programación de todas sus secciones que, en la presente edición, se ven incrementadas notablemente con respecto a otros años. Las películas que concurrirán a la sección oficial (concurso) serán un total de 22, de las cuales tres son producciones españolas. Las últimas seleccionadas han sido Madchenkrieg (República Federal de Alemania), de Alf Brustellin; Violanta (Suiza), de Daniel Schmid; Crecer de golpe (Argentina), de Sergio Renan; Tanase Scatiu (Rumanía), de Dan Pita, y La Question (Francia), de Laurent Heynemann. Las tres películas españolas que concurrirán a concurso, como ya se publicó en su día, son Mi hija Hildegart, de Fernando Fernán Gómez, A un dios desconocido, de Jaime Chávarri; y La guerra de papá, de Antonio Mercero.

En la sección informativa, en la que se proyectarán una serie de filmes de indudable repercusión crítica y popular, como Novecento, de Bertolucci y El imperio de los sentidos, de N. Oshima, se exhibirá también el último gran premio del Festival de Cannes, Padre Padrone, de los hermanos Taviani.

En la sección de «Nuevos Creadores», en la que se proyectan las primeras obras o, en su defecto, las obras de aquellos realizadores que no tengan en su haber una filmografía abundante, caben mencionarse De fresa, limón y menta, de Miguel Angel Díez; In Memorían, de Enrique Brasó; Raza: el espíritu de Franco, de Gonzalo Herralde, y Dios bendiga cada rincón de esta casa, de Chumy Chúmez, todas, ellas producciones españolas.

En la sección "Otro Cine", en la que tienen cabida aquellas producciones pensadas y realizadas al margen de los circuitos comerciales tradicionales y que, en algún caso, podrían ser definidas como parte del cine underground español, figuran Masaje, de Ivan Zulueta; Estado de excepción, de Iñaki Núñez; Los bolcheviques se ríen, del mismo realizador; Clímax y El proceso, de Teodoro y Santiago Ríos; Lorca y La barraca, de Miguel Alcobendas; Ikurriñaz Filmea, de J. B. Heinink, y Saman, del húngaro Pal Zolnay.

Por lo que respecta al capítulo de homenajes monográficos, la XXV edición del Festival ha preparado una exposición dedicada al Cine español de la República, a la vez que se proyectarán veinticuatro títulos de la producción cinematográfica de la época, en la sección «Retrospectiva". Luis Buñuel será el centro de otro gran homenaje donostiarra, en el que se proyectarán La edad de Oro, Los olvidados, El ángel exterminador, Simón del desierto, La Vía Láctea; y tres títulos rescatados del olvido, por las dificultades de encontrar las copias adecuadas: Don Quintín el amargado, Centinela alerta y La hija de Juan Simón, lo que ha sido posible gracias a la colaboración de la Cineteca Nacional de México, país que contará con una numerosa representación, entre la que se encuentra la película del donostiarra Antón Eceiza, Mina, el viento de la libertad, realizada en aquel país durante su exilio temporal.

Por último, señalemos el homenaje del Festival a la actriz Dolores del Río, consistente en una exposición de fotografías y recuerdos personales vinculados al cinematógrafo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de agosto de 1977