Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

El cese del doctor Pallardo

En plena etapa democrática he aquí el hecho insultante que acaba de producirse en el Instituto Diabetológico de la Cruz Roja: el cese por indisciplina y deslealtad de su director, el doctor Luis Felipe Pallardo.La historia es sencilla: el Instituto, centro que el doctor Pallardo creó en 1962 y que situó entre los más modernos de Europa, no era rentable económicamente. La Cruz Roja, entonces, propone una reestructuración para convertirlo en hospital de día, con un desconocimiento bastante profundo de lo que el enfermo diabético es. El doctor Pallardo, que es una de las máximas autoridades mundiales en diabetes, rechaza ese proyecto por parecerle incoherente. Lo siente y lo dice. Y entonces la Asamblea de la Cruz Roja, «ante las declaraciones del doctor Pallardo a RTVE y a otros medios de comunicación», decide cesarle por «indisciplina y deslealtad».

Item mas: el doctor Pallardo parió ese instituto. Dedicó a él su vida y estuvo catorce años a su frente sin percibir por ello ninguna compensación económica. La lealtad del doctor Pallardo quedó de manifiesto precisamente en sus declaraciones, que tan mal parecen haber caído a la Cruz Roja, cuando manifestó su interés exclusivo por los enfermos, única lealtad importante que un médico puede tener. Por eso, cuando se habla de que el Instituto de Díabetología produce déficit, uno se queda perplejo, porque parecen mezclarse dos campos que son absolutamente incompatibles: la Cruz Roja y el concepto de rentabilidad de un centro sanitario único en España. Lo sentimos por la Cruz Roja. El puesto del doctor Pallardo va a ser muy difícil de cubrir. Salvo, claro está, que estuviera cubierto de antemano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de julio de 1977