Entrevista:

"El hombre de la calle está peor en la RDA que los disidentes"

Entrevista con el cantante y poeta alemán Wolf Bierman

Wolf Bierman, cantante popular y poeta, al cual el Gobierno de la República Democrática Alemana (RDA) desposeyó de su nacionalidad, se encuentra en España. Con este motivo realizamos la siguiente entrevista.-¿Cuál era su situación en la RDA?

-Muy sencilla. Mis discos, mis libros y mis actuaciones estaban totalmente prohibidos. Pero, a pesar de ello, mi trabajo se conocía en la RDA a través de vopias manuscritas,y de cintas magnetofónicas. De esta manera, al saltar por encima del tinglado comercial capitalista, mi obra adquiría un valor de uso inmediato, dotado de una efectividad mucho mayor.

-¿Y la situación del intelectual, en general?

-Creo que se ha hablado mucho, tal vez demasiado, de los sufrimientos de los intelectuales. En todo caso, es mucho más trágica la del hombre de la calle, pues este no tiene ni siquiera la oportunidad de aprovechar lo malo para desarrollar su obra. Me parece que lo interesante son los problemas que afectan a todo el pueblo.

-¿Cuál fue la razón para que, habiendo nacido en Hamburgo, marchara en 1953 a la RDA?

-Mi marcha, que tenía un sentido inverso al del éxodo que se daba en aquellos momentos desde el Estado de obreros y campesinos, tiene una explicación muy simple. Yo nací en una familia comunista y en un momento determinado, fue lo más lógico para mí el ir allí donde, se trataba de construir el socialismo.

Sigo pensando que aquello fue lo mejor que he hecho nunca, ya que me permitió profundizar en el marxismo, desarrollarme personalmente y afrontar como artista problemas comparativamente modernos, esto es, los de esa construcción del socialismo.

-¿Por qué el Gobierno de la RDA no sólo le ha expulsado, sino que le ha desposeido de la nacionalidad?

-Precisamente para hacer mi expulsión definitiva. Pero en la historia no hay nada definitivo y yo tengo la seguridad de volver a mi patria antes o después.

- ¿Qué reacciones ha observado en la República Federal de Alemania?

-Bueno, he recibido todo tipo de ataques, cosa por otra parte muy natural, teniendo en cuenta que soy comunista y no me presto a los juegos de la derecha.

-Qué opina de la oleada crítica contra los países del Este?

-La crítica de derechas me parece, en primer lugar, inútil, y, en segundo, un regalo para la burocracla stalinista. Es precisamente la de izquierdas la que pone furiosa a esta burocracia.

-¿Cuáles son sus actividades en la actualidad?

-Mi trabajo consiste actualmente en aportar a los camaradas de Occidente (de todo Occidente) las experiencias que hemos cosechado en el Este. Otro aspecto es la de desarrollar mi trabajo como comunista, ayudando en lo que pueda a los partidos comunistas occidentales. Esa es la razón por la que me encuentro en España, a la cual, por cierto, dediqué un LP que aquí, claro, no se conoce. Se llama Hay una vida ante la muerte.

-Todo lo anterior tiene un carácter eminentemente ideológicoy militante, ¿dónde se encuentra el artista?

-Yo comencé a escribir poesías y a cantar porque tenía la necesidad de hacer operativo mi compromiso ideológico y político. Ahora bien, una vez que se ha escogido esa vía de acción se tiene que ser un buen artista, ya que, en caso contrario, se daña precisamente ese contenido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 03 de junio de 1977.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50