Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vance y Owen, hacia una posición común sobre derechos humanos

Cyrus Vance, el secretario de Estado norteamericano, y su colega, el ministro británico de Relaciones Exteriores, David Owen, revisaron ayer en Londres las perspectivas que USA tiene de lograr todavía el apoyo soviético para un tratado de reducción de armas nucleares. Los dos estadistas prepararon también la plataforma común que el mundo occidental debe presentar en la conferencia de Belgrado sobre derechos humanos.- Con ligeras diferencias, el Reino Unido comparte las tesis de Jimmy Carter, sobre ese asunto.En las tres horas de conversación que celebraron Vance y Owen ayer por la mañana, se examinó también el tema de Africa del Sur, y sobre todo el conflicto constitucional de Rodesia y Namibia. También hubo referencias al papel que juega en el cono sur africano la República de Angola.-

Las dos partes llegaron a «acuerdos fundamentales» sobre los distintos asuntos discutidos, y en especial en lo referente a Africa del Sur, una cuestión que han comentado Vance y Owen a la luz de la última visita de Podgorny y Castro a la zona. Estados Unidos ha mostrado a través de Vance su apoyo a «los objetivos que el doctor Owen se ha fijado para su visita a Africa del Sur», que tendrá lugar en Semana Santa. Hasta el momento Owen había dicho que su viaje a es territorio sería de simple «familiarización».

A pesar de que Estados Unidos insiste en que simplemente apoya a Gran Bretaña pero no quiere tomar ninguna iniciativa propia respecto del conflicto de Rodesia, no sería extraño que el doctor Owen plantee en los países que va a recorrer una nueva fórmula de paz, que también contenga elementos acordados por USA y el Reino Unido, como la que se discutió en Ginebra el invierno último.

La presencia en Londres de Vance, ha coincidido con la decisión británica de seguir adelante en solitario con in proyecto defensivo, que en principio debía implicar a todos los miembros de la OTAN. La postura británica ha decepcionado a sus colegas de la Alianza, y crea un delicado precedente para la reunión que la OTAN va a celebrar precisamente en la capital inglesa los días 10 y 11 del próximo mes de mayo.

Gran Bretaña se ha adelantado a sus colegas de, la OTAN adoptando su propio sistema de radar de alarma para prevenir agresiones exteriores, de fabricación inglesa, y negándose a esperar que el resto de los miembros de la entidad se pongan de acuerdo sobre el uso de otro radar similar, construído en Estados Unidos sobre la base del-avión E-3-A, una variante del Boeing' 707.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de abril de 1977

Más información

  • Londres comparte la tesis de Carter