Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Santiago de Compostela: Primer Seminario Internacional de Arquitectura

No deja de ser síntoma o pauta de orientación, para bien o para mal, que prólogo y epílogo de este seminario compostelano-internacional corran a cargo de Aldo Rossi. ¿El corazón histórico de Santiago como propuesta de análisis, a la luz del neo-racionalismo? ¿Nueva ocasión para reincidir, a la vista del románico jacobeo, en el tema del paralelepípedo y el cubo? ¿Otra etapa a coronar en pro de la soteriología racionalista, coincidente, por más señas, con las gracias e indulgencias del Año Jubilar? ¿Qué abono o particular aliciente encuentra por estos pagos el redentor italiano en el asiduo ejercicio de sus predicaciones?Para bien o para mal, queden las preguntas en la conciencio de los habitualmente excluidos del concierto rossiano, por disconformes con el milagro de una arquitectura, cual la racionalista, que hasta el presente no ha servido, por culpa de quien sea, sino para el hacinamiento y la especulación. Al margen de la atinada temática general (estudio comparativo del casco urbano de Santiago con el de otras ciudades históricas), vienen a cuento recelos y prevenciones por el hecho de ver confiadas a la exclusividad de Rossi la sesión inaugural y la de, clausura, con la exposición respectiva de la metodología los objetivos y las conclusiones.

Del 27 de septiembre al 9 de octubre, y tras la conferencia del profesor Bonet Correa acerca de los precedentes históricos de la ciudad compostelana, el cielo de ponencias y lecciones va a atender primordialmente al análisis comparativo antes apuntado. Se ha encomendado a Rafael Moneo el tema general de Los cascos históricos de España, sucesivamente desglosado por Javier Unzurrunzaga (Las ciudades vascas), Salvador Tarragó (El ejemplo de la ciudad de Barcelona), Juan Ruesga y A. Villanueva (Sevilla y su casco urbano), Fernández Lóngoria (La problemática urbanística de la moderna Santiago) y Peña Ganchegui (La ciudad de San Sebastián).

Temas genéricos, expuestos por Aldo Rossi y Mathias Ungers, darán paso al específico análisis de unas cuantas ciudades extranjeras, de la voz de reconocidos maestros internacionales: El Tocino (a cargo de Consolagicio, Bosshard y el propio Rossi); Pesaro y Bolonia (C. Aymoninlo); La ciudad de Zurich (B. Reichlin); Las grandes intervenciones en Alemania (J.P., KIeinhues);

Las ciudades norteamericanas (P. Eisman); Las ciudades toscanas (V. Savi); Nueva York (M. Gandelsonas); La ciudad gótica (P. Hoffer); La ciudad de Lisboa (José de Nobrega y J. Charters); Antiguos cascos ingleses (Stirling); Las ciudades atlánticas (Siza Vieira).

Cinco equipos responsables (en los que, junto al de alguno de los citados, cuentan los nombres de Braghhieri, Reinhardt, Yago Bonet, César Portela, Rafael Baltar, Manuel Gallego y Carlos Martí) se cuidarán de la formación de los grupos de trabajo, cuya selección restrictiva (limitada, en principio, a un máximo de 25 alumnos por cada uno de ellos) quiere ceñirse prioritariamente a la comunidad o afinidad de lengua. Las sesiones de estudio se verán completadas con paseos programados por las calles de unas gallegas de interés urbanístico, e ilustradas con la proyección de documentales.

Tanto la temática a debatir cono la metodología a emplear (el análisis comparado de unas ciudades con otras) hacen que el naciente Seminario Internacional le Santiago de Compostela merezca atenciones anticipadas. No sin lamentar habituales ausencias en este tipo (¿un colonialismo arquitectónico a la italiana?) de convocatorias, deseamos que los maestros, anunciados con notoria antelación, no cedan plaza, como tiene siendo hábito, a sustitutos de última hora, y quedamos a la espera de unas conclusiones que acierten a conciliar la tradición con novísimos experimentos cono los divulgados, por ejemplo, o refundidos en la última Trienal de Milán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de septiembre de 1976