Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otra exposición española en la Bienal

Arte por correo, en Venecia

Mail Art, «arte por correo»., es un intento especialísimo de sacar la creación artística de los circuitos comerciales normales. Un grupo de artistas de todo el mundo sé envían, a modo de tarjetas, muchas veces únicas, otras serigrafiadas, sus obras de creación. Desde la poesía visual a las experiencias gráficas, pasando por collages y pinturas, recorren así un circuito que, en principio, es minoritario e iniciático, pero que, cada vez más, se va extendiendo al conocimiento de públicos más amplios.. Revistas, exposiciones, encuentros, y sellos de correos.Pues bien, en Venecia, invitados por el grupo Ecart, de Ginebra, y en el pabellón suizo, se ha mantenido abierta una exposición de Mail-Art español, que durará lo que la Bienal misma, Ricardo Cristobal, que promueve el movimiento en España, nos informa al respecto.

-El Mail-Art funciona realmente como un intercambio de información entre artistas, aunque ahora ya trascienda a los mismos pintores. Lo positivo de esta experiencia es que el arte aparece en estado puro, sin mezclarse en los canales comerciales. Con el gasto de las tasas de correos, van y vienen textos teóricos, propuestas, proyectos, experiencias. Desde una simple postal a un manuscrito, o un objeto, libros caseros, de cortísimas ediciones, (cincuenta, sesenta... ).

-¿Qué extensión tiene este movimiento, y cómo pueden mantenerlo?

- Bueno, es un movimiento mundial, que abarca artistas de todos los campos y todas las nacionalidades. Nos conocemos por correspondencia, y funcionamos a base de ficheros... Lo más importante es quizá el trabajo en colaboración. Se hacen textos conjuntos, y hay una fuerte corriente crítica. Y en el funcionamiento, el gran problema que tenemos es el de la difusión. Ahora pretendemos salir a esa periferia interesada, pero los medios económicos...

-Tengo entendido que hay artistas conocidos que están en este intento.

SI, sobre todo en América. Algunos nombres pueden ser Alan Kaprow, Jacques Lepage, Horacio Zabala, Clemente Padín, Luciano Nannucci, Richard Kostelanetz, K laus Groh, John Cage...

-Y ¿cómo funciona la participación en la Bienal?

-En principio es de organización española. Durante todo este tiempo, y hasta qué se clausure la Mostra, en el Pabellón Suizo se irán recibiendo y exponiendo los objetos Mail-art, que van llegando. La exposición es, entonces, abierta e imprevisible, porque va cambiando a medida que llegan cosas. El discurso que establecen esos doscientos quince artistas tiene mucho de azar, porque las cosas nuevas van cambiando la lectura de lo anterior. Y al final, el proyecto o proyectos que se desarrollen, será expuesto en la galería del grupo Ecart, en Ginebra. Y se hará una publicación colectiva, a la que nos dar la mayor extensión posible.

- Y ¿por qué en la Bienal?

- Porque consideramos que el Mail-Art es una alternativa cultural y popular. La salida de comerciales, la creación y la apertura de las muestras, es la alternativa a la bienal.El arte está al final. No intentamos cambiar unos artistas por otros, ponemos nuestra creación al servicio del hombre y, en el fondo de nuestra violencia ideológica y política y urbana, nos amamos. En el mismo proceso de posición y nuestro funcionamiento está la crítica que hacemos a la Bienal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de septiembre de 1976