Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La gratuidad en la EGB es sólo una esperanza

La gratuidad en la enseñanza general básica es sólo una esperanza lanzada por la ley General de Educación, dijo ayer el ministro de Educación y Ciencia en una comida en el Club Siglo XXI. El señor Robles añadió que, aunque es una meta deseable y a ella tienden todos nuestros esfuerzos, el conjunto de los recursos que tiene el Estado no sólo no puede mantener los costos, sino que, en muchas ocasiones, tiende a disminuir.El ministro anunció que el próximo curso entrará en vigor la subida de tasas de matrícula. La medida se basa en dos razones: un estricto cumplimiento de la justicia social y el convencimiento de que nosotros debemos hacer nuestra propia reformafiscal para dotar más y mejor las becas, para mejorar las bibliotecas, laboratorios, etc. Según el señor Robles, el costo actual de la matrícula es de unas tres mil pesetas anuales, y el costo real alumno-año es de unas cuarenta mil, que paga la sociedad, lo que hace que el peso gravite sobre las clases menos favorecidas.

Con respecto al numerus clausus, el ministro de Educación manifestó que su Departamento sigue con interés la tendencia registrada en Europa hacia su implantación, aunque no tiene todavía esas ideas.

El señor Robles habló también de que la conflictividad en la Universidad ha sido este curso mucho menor que en cursos pasados, por lo que se han impartido más clases y se ha estudiado más. Al margen de que la conflictividad siempre existirá -dijo el señor Robles- cuando los padres se asustan de la conflictividad de la Universidad me gustaría verles participar mucho más en las asociaciones de padres de alumnos.

El ministro de Educación fue preguntado también acerca de diversos temas de la actualidad política nacional, y dijo, entre otras cosas, que el Gobierno no quería crear una democracia parlamentaria; que la reforma no está dividiendo a los españoles y que creía posible el entendimiento Gobierno-oposición, por lo menos con gran parte de lo que se denomina oposición.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de junio de 1976

Más información

  • Según Carlos Robles