Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

USA y URSS perfeccionan su armamento submarino

Mientras que la Unión Soviética perfecciona uno de sus modelos de cohetes submarinos, los Estados Unidos han puesto a punto un torpedo lanzado desde el fondo del mar.Tales son las más recientes y las más inquietantes novedades de la carrera de armamento submarino, en la cual están empeñadas las dos superpotencias al precio de miles de millones de dólares y de rublos.

El cohete soviético SS-N-13, que en el código de la Alianza Atlántica es denominado «Savage», fue concebido en un primer momento por sus constructores para hundir buques de superficie. Sin embargo, la adaptación de esta nueva arma, que puede ser equipada también con una cabeza nuclear, contra sumergibles, así como el mejoramiento de los sistemas de detección de submarinos realizado por ingenieros soviéticos, podría, según la opinión de un alto oficial de la Marina norteamericana, «comprometer la eficacia de la totalidad de la flota submarina estadounidense equipada con cohetes».

El torpedo norteamericano «Captor» presenta, de acuerdo con los expertos de Estados Unidos y de la Alianza Atlántica, un peligro aún mayor para la Unión Soviética.

Cuando el torpedo «Captor» sea enviado a puntos estratégicos podrá controlar prácticamente todos los movimientos de los submarinos soviéticos. El «Captor» puede ser lanzado por un sumergible, por un buque de superficie, e incluso por un bombardero. Se deposita en el fondo marino y su mecanismo y detonador son accionados por el paso de un submarino enemigo. El mecanismo es tan sensible que es capaz de distinguir entre un submarino enemigo y un submarino aliado. Si falla la primera vez, está programado para dar media vuelta y volver contra su objetivo.

Armado con una cabeza nuclear, el «Captor» es capaz de destruir un radio de cinco kilómetros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de mayo de 1976