Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacienda mantiene la vía penal contra Cristiano y rechaza su oferta económica

El delantero está acusado de ocultar al fisco 14,7 millones de euros entre 2011 y 2014 en relación a sus derechos de imagen

Hacienda Ronado
Cristiano Ronaldo, durante un acto promocional de su perfume.

La Agencia Tributaria mantendrá la vía penal en la investigación contra el futbolista del Real Madrid Cristiano Ronaldo por un presunto fraude fiscal de 14,7 millones de euros cometido entre los años 2011 y 2014 en relación a sus derechos de imagen, según fuentes próximas a la investigación. Estas han calificado como "muy insatisfactoria" la reunión que mantuvieron hace unos meses con el delantero portugués, que ofreció "una cantidad insignificante" que rondaría los "cuatro o cinco" millones de euros frente a los casi 15 que le reclama el ministerio público. La Agencia Tributaria ha rechazado esta oferta económica.

La Fiscalía de Delitos Económicos de Madrid, en su denuncia, defiende que Ronaldo se ha aprovechado de una estructura societaria creada en 2010, el año siguiente a su fichaje por el Real Madrid procedente del Manchester United, para ocultar al fisco las rentas generadas en España por los derechos de imagen, lo que supone un incumplimiento "voluntario" y "consciente" de sus obligaciones fiscales en España. En la tarde del lunes, el jugador desmintió en sus redes sociales las noticias relativas a este asunto: "No intenten apagar los momentos bonitos que estoy viviendo con noticias falsas".

El delantero está imputado por cuatro delitos contra la Hacienda Pública, uno por cada uno de los ejercicios fiscales en los que supuestamente cometió fraude, de 2011 a 2014. La sociedad que se ocupó de los derechos de CR7 se llama Tollin Associates LTD y está domiciliada en Ias Islas Vírgenes Británicas, un paraíso fiscal. Esta cedió la explotación a otra compañía, ubicada en Irlanda con el nombre de Multisports&Image Management LTD. Esta mercantil era la que se dedicaba, según la Fiscalía, a la gestión y explotación de los derechos de imagen de CR7 sin que la sociedad ubicada en las Islas Vírgenes Británicas desarrollara actividad alguna.

Según publica este lunes el periódico El Mundo, Ronaldo habría ofrecido un cheque en blanco a la Agencia Tributaria para cerrar su caso si retira la petición de cárcel que existe contra él. Hacienda, sin embargo, no ha ofrecido nada parecido a cambio de retirar la vía penal.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Pozuelo de Alarcón, el rico municipio de Madrid en el que reside Ronaldo, investiga al futbolista ante la posible existencia de una infracción penal prevista y penada en los artículos 305 y 305 bis del Código Penal. El delantero del Real Madrid y de la selección portuguesa negó el pasado verano ante la juez Mónica Gómez Ferrer que ocultara a Hacienda ingresos por sus derechos de imagen, valorados en 59,9 millones de euros entre 2011 y 2014, de los que resulta una cuota tributaria impagada de 14,7 millones, según el ministerio público.

 En caso de ser hallado culpable, si finalmente se llega a juicio, el delantero portugués se expone a una pena de entre uno y cinco años de cárcel por cada delito. Según Hacienda, las cuotas tributarias supuestamente defraudadas por CR7 fueron de 1,39 millones de euros en 2011; 1,66 millones en 2012; 3,2 millones en 2013 y 8,5 millones en 2014. Todas estas cantidades superan los 120.000 euros anuales que convierten el fraude fiscal en delito, castigado con una pena de uno a cinco años de prisión.

En su declaración ante la juez el pasado verano, el futbolista, además de negar cualquier intención defraudatoria, se escudó en sus asesores. "Siempre hago mis declaraciones de impuestos de manera voluntaria, porque pienso que todos tenemos que declarar y pagar impuestos de acuerdo a nuestros ingresos. Quienes me conocen saben lo que les pido a mis asesores: que lo tengan todo al día y correctamente pagado, porque no quiero problemas", señaló. El jugador afirmó entonces que es "uno de los contribuyentes individuales que más paga en todo el país".

Ronaldo sostuvo en verano que la cesión de sus derechos de imagen a una empresa de su propiedad no se realizó al venir a España en 2010, sino que se llevó a cabo en 2004, a instancias de los abogados ingleses que le asesoraron en su fichaje por el Manchester United. "Cuando fiché por el Real Madrid, no creé una estructura especial para gestionar mis derechos de imagen, sino que mantuve la que los gestionaba cuando estaba en Inglaterra (...) La estructura fue la que era usual en Inglaterra, fue comprobada por la Hacienda inglesa y ratificaron que era legal y legítima".

Según los abogados de CR7, la mayoría de los derechos de imagen del jugador fueron generados fuera de España, por lo que, sostienen, la tributación no debe realizarse en este país. Los letrados se apoyan en un informe de la consultora Nielsen que certifica que solo el 6,1% de los ingresos cobrados por derechos de imagen de Cristiano Ronaldo son de "fuente española", y por tanto, sujetos a tributación en este país. Además, según este documento de defensa, el 98% de sus seguidores de Facebook y el 91% de las conversaciones en Twitter sobre el futbolista se producen fuera de España.

Otra gran discrepancia tiene que ver con el momento en que Cristiano Ronaldo debió declarar los ingresos. El jugador declaró de una sola vez, en el ejercicio 2014, todos los ingresos por derechos de imagen correspondientes a los años fiscales de 2011, 2012, 2013 y 2014. La Agencia Tributaria, y la fiscalía, consideran que estos ingresos debieron declararse año a año. Según sus abogados, la fórmula elegida por el jugador y sus asesores acabó favoreciendo a la Hacienda española.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información