Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barça quema tres proyectos en 20 meses

La mala planificación se traduce en las indemnizaciones que el club ha tenido que pagar para despedir a Xavi Pascual, Georgios Bartzokas y Sito Alonso

Alfred Julbe, en su primera sesión de entrenamiento, con Navarro. Ampliar foto
Alfred Julbe, en su primera sesión de entrenamiento, con Navarro.

Alfred Julbe dirigió ayer su primera sesión como entrenador interino del Barcelona, mientras el club busca al sustituto definitivo del destituido Sito Alonso. Nacho Rodríguez, director deportivo, anunció que espera cerrar la contratación del nuevo técnico antes de la Copa del Rey, del 15 al 18 de febrero en Gran Canaria. Allí, el Baskonia volverá a ser el rival del Barcelona en cuartos de final.

La irregularidad, la mala dinámica de resultados y la mala imagen que brindó el equipo, especialmente en los dos últimos partidos ante el Armani Milán y el Baskonia, son las causas que aduce Nacho Rodríguez para el despido de Sito Alonso. “No son tanto aspectos técnicos y tácticos, sino mentales. Los jugadores se bloqueaban mentalmente”, explicó en Barça TV. “No me escondo. No hay excusa. El equipo no está respondiendo. No está dando la talla. Sabíamos que no iba a ser fácil y que había que tener un poco de paciencia, pero no esperábamos que a estas alturas tuviéramos un balance tan negativo y que la clasificación en la Euroliga esté muy, muy complicada. Pero los jugadores están comprometidos y ya han demostrado su calidad. El equipo tiene mimbres y vamos a luchar por todo”.

Llueve sobre mojado. El 22 de junio de 2016, Joan Creus dejaba el cargo de director deportivo del Barcelona y, cuatro días después, el club anunciaba la rescisión del contrato del que fue su entrenador durante siete años y medio, Xavi Pascual. Fin de trayecto antes de lo esperado porque Pascual tenía contrato hasta 2017. Un año y medio después, el recuento es espantoso. Las dos apuestas del club por Georgios Bartzokas y Sito Alonso han acabado de forma prematura. El club también tuvo que indemnizar al técnico griego, que tenía una temporada más de contrato, y a Sito Alonso, a quien le quedaba una temporada y media. El ajetreo se ha producido también en los despachos. A Creus le sucedió su más directo colaborador Rodrigo De la Fuente, que pagó la convulsa temporada de Bartzokas y fue relevado por Nacho Rodríguez.

El fracaso de los proyectos del Barcelona se traduce en sus peores resultados desde los años setenta, cuando se rehacía de la crisis que lo tuvo al borde de la desaparición y le condenó a jugar la temporada 1964-1965 en Segunda División. No gana un título desde que arrasó en la Supercopa de 2015 y su última Liga la obtuvo en 2014. Por segundo año consecutivo está prácticamente eliminado de la Euroliga, lejos de los ocho primeros que se clasifican para los cuartos de final. En la Liga es tercero. El balance entre ambas competiciones es de 21 derrotas en 40 partidos.

27 fichajes en tres temporadas

GERARD GORMEDINO

El Barcelona Lassa ha fichado un total de 27 jugadores en las tres últimas campañas. En la última de Xavi Pascual, la 2015-2016, realizó ocho jugadores. En la siguiente, con Bartozkas, se incorporaron nueve. En principio, fueron solo cuatro, el base Tyrese Rice, el escolta Petteri Koponen y el ala-pívot Víctor Claver, además del base del Barça B, Stefan Peno.

Varias lesiones a lo largo del curso y el hecho de que algunos jugadores no rindieran como se esperaba propiciaron cinco fichajes más: los bases Xavier Munford y Alex Renfroe, el ala-pívot Jonathan Holmes y los pívots Vitor Faverani y Moussa Diagne, éste recuperado antes de que concluyera su cesión al Montakit Fuenlabrada.

Con la llegada de Sito Alonso, el pasado verano, se realizaron 10 fichajes: los bases Phil Pressey y Thomas Heurtel, los aleros Marc García, Adam Hanga y Rakim Sanders, los ala-pívots Pierre Oriola y Adrien Moerman, el pívot Kevin Seraphin, además del alero Rodions Kurucs, del Barça B, y el último en llegar, el escolta francés Edwin Jackson.

Albert Soler, director de las secciones profesionales del Barcelona, el día que destituyó a Xavi Pascual, argumentó: “No ha habido un detonante. Ha habido una reflexión. A Xavi se le hizo el encargo de que construyera un equipo lo más competitivo posible y que ganara el máximo de competiciones. Llevamos dos años sin tener estos objetivos cumplidos. No nos planteamos solo el cambio de un entrenador, sino de un modelo de futuro. No es un entrenador por otro. Tenemos que tirar adelante con una nueva forma de entender el club”.

Ese modelo hizo aguas con Bartzokas en una temporada funesta y especialmente difícil por el cúmulo de lesiones que padeció el equipo. Pero también por las disensiones en el vestuario que llegaron a traducirse en una multa por bajo rendimiento en febrero de 2017, el despido de Dorsey —declarado nulo por un juez en octubre— y un reproche de Bartzokas al final de la temporada: “Los equipos que tienen jugadores que lo tienen que dejar y no lo entienden, tienen un problema”.

Durante la presentación de Sito Alonso como nuevo entrenador del Barcelona, Nacho Rodríguez, fue contundente: “El proyecto se llama Sito Alonso. Buscábamos conocimientos y experiencia en la Liga ACB y en la Euroliga, que también conociese y se identificara con lo que es el Barça. Un perfil con un nivel de autoexigencia y de exigencia, con carácter y liderazgo dentro del vestuario”. Lejos de mejorar, los resultados, con Sito Alonso al frente, han empeorado.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información