Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“El Barça no cambia un entrenador, sino un modelo”

Xavi Pascual se despide defendiendo su honestidad y fidelidad al club azulgrana

Xavi Pascual llora en su despedida del Barcelona. Ampliar foto
Xavi Pascual llora en su despedida del Barcelona. EFE

El Barcelona de baloncesto da un golpe de timón en su política deportiva. Albert Soler, director de deportes profesionales del club, así lo explicó al argumentar la destitución de Xavi Pascual como entrenador, coincidiendo con el final de la etapa de Joan Creus como director deportivo. Ambos sustituyeron, en 2008, a Dusko Ivanovic en el banquillo y a Zoran Savic en el despacho.

“No ha habido un detonante. Ha habido una reflexión. A Xavi se le hizo el encargo de que construyera un equipo lo más competitivo posible y que ganara el máximo de competiciones. Llevamos dos años sin tener estos objetivos cumplidos. No nos planteamos solo el cambio de un entrenador, sino de un modelo de futuro. No es un entrenador por otro. Tenemos que tirar adelante con una nueva forma de entender el club”, afirmó Soler.

El Barcelona hubiera relevado a Xavi Pascual aunque hubiera ganado la final de Liga ante el Madrid

El directivo subrayó: “Ocho años de entrenador en la elite son muchos. Querer cambiar modelos sin cambiar de personas es muy complicado”. El club tardará unos días en comunicar los relevos de Pascual y Creus. Soler aseguró que, aunque el Barcelona hubiera ganado la final de la Liga, Pascual, que tenía un año más de contrato, hubiera sido igualmente destituido.

Pascual se despidió con un discurso presidido por la emotividad. Tras dar las gracias al club y a todos sus colaboradores, concluyó: “La gente de aquí nos cansamos de todo. Se cansaron de mi figura. Y han decidido empezar de cero, lo entiendo”. Se refirió a sus inicios: “Tengo la fortuna de mirar atrás y ver la misma persona, honesta, fiel. Nunca me he saltado ningún escalón en las estructuras del club. Fiel porque nunca he ido a pedir nada al presidente. He trabajado desde la honestidad. Nunca hemos fichado a un jugador de la agencia que me representa. Desde el primer día al último he sido entusiasta, entregado, ilusionado, valiente”.

Pidió que el titular de la rueda de prensa fuera ‘gracias’. Explicó: “Han sido seis años y medio de éxito, y dos últimos, en que no. Después de ganar la última Liga, un amigo me dijo: ‘tienes que irte’. No lo hice porque otra gente me hizo reflexionar diciéndome que era el único que, con un equipo no tan bueno, podía conseguir éxitos. No lo he logrado, y me sabe mal”.

La ‘culerada’ al final pide ganar. No hay que olvidarlo

Xavi Pascual

Aseguró que es difícil sacar jugadores de la cantera, uno de los reproches que se le han hecho. Reivindicó su trabajo con jóvenes como Abrines, Hezonja, Satoransky, Eriksson o Vezenkov. “Este club tuvo tres jugadores muy importantes como Pau y Marc Gasol y Navarro, pero las hornadas se acaban. Y tener una Liga superior como la NBA no permite muchas alegrías. Y la culerada, al final, pide ganar. No hay que olvidarlo”, concluyó Pascual.

En varios momentos habló con voz entrecortada y no pudo evitar las lágrimas, especialmente cuando fue aplaudido por cuantos llenaron a rebosar la sala de prensa, entre los que estuvieron varios jugadores, directivos y trabajadores del club.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información