Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama pide el fin de la represión en Cuba

El presidente de EE UU califica de "profundamente preocupantes" la muerte de Orlando Zapata y la represión contra las Damas de Blanco

El presidente de EE UU, Barack Obama, ha pedido este miércoles el "fin de la represión", la puesta en libertad de todos los presos políticos y el respeto a los derechos humanos en Cuba. En un comunicado distribuido por la Casa Blanca, Obama asegura que los últimos acontecimientos en Cuba, incluida la muerte en huelga de hambre del preso político Orlando Zapata y la represión contra las Damas de Blanco , son "profundamente preocupantes".

Estos acontecimientos, destaca el presidente estadounidense, "subrayan que en vez de abrazar la oportunidad de entrar en una nueva era, las autoridades cubanas siguen respondiendo a las aspiraciones del pueblo cubano con un puño cerrado". Por ello, solicita "el fin de la represión, la puesta en libertad inmediata e incondicional de todos los presos políticos en Cuba y el respeto de los derechos básicos al pueblo cubano".

El presidente recuerda, asimismo, que a lo largo del año pasado ha dado pasos para tratar de buscar una nueva era en las relaciones con el Gobierno de La Habana. "Sigo comprometido a apoyar el simple deseo del pueblo cubano para determinar libremente su futuro y disfrutar los derechos y las libertades que definen al continente americano, y que deberían ser universales para todos los seres humanos", ha indicado.

Hace un año, la Casa Blanca anunció el fin de las restricciones de viaje de los cubano-estadounidenses y al envío de remesas a la isla, al indicar que buscaba una nueva página en las relaciones con Cuba. Tras un comienzo prometedor, en el que el líder cubano, Raúl Castro, se declaró dispuesto a hablar "de todo" con Obama, las relaciones parecen haber vuelto a su enfriamiento original.

La segunda reunión bilateral sobre migración tras seis años sin diálogo directo, volvió a congelarse el mes pasado cuando Washington demandó la "liberación inmediata" de un estadounidense detenido en Cuba, Alan Gross, y La Habana protestó porque los enviados norteamericanos hablaron con disidentes.

El Gobierno estadounidense también ha dicho, no obstante, que se toma con "calma" el acercamiento con Cuba, con quien no tiene relaciones diplomáticas desde 1962, porque en este momento no busca un "cambio súbito".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.